La Web de ALFONSO ESTUDILLO
  • ARTÍCULOS DE OPINIÓN
    Año 2006

    Sus Señorías

  • No sé cómo lo soportan Vdes., mis queridos convecinos de este patio de gallinero en que se esfuerzan en convertirnos el país esas personas que elegimos para regirnos, pero, yo, con toda sinceridad, me veo obligado a decir que siento vergüenza ajena cada vez que les veo -desde el de la batuta hasta el trombón de varas- en cualquier intervención ante las cámaras o en los titulares de prensa.

    Es inadmisible que personas con una o más carreras universitarias, presumiblemente, con suficiente preparación, asesoramiento y capacitación para el ejercicio de sus bien remunerados cargos, no sean capaces de conseguir y mantener un status de personas serias y mesuradas, coherentes y dignas, respetables y respetuosas... A los actuales regidores, muy conscientes de la efímera durabilidad de sus recientes empleos, no se les ve ni se les oye -ni se les presume- otra cosa que perseverar en una defensa a ultranza contra los cáusticos y continuados ataques de la oposición. Y a la oposición, sobre todo a los adalides y capitostes del grupo mayoritario, que, soberbios donde los haya, siguen sin digerir que el pueblo los mandaran a tomar por saco desde las urnas (y mucho menos que fuera por lo de la foto de las Azores), no se les oye otra cosa que acusar, inculpar, recriminar, despotricar y tirar a matar contra todo lo que se mueva en la otra parte.

    Yo no dudo de la buena voluntad que primaba los afanes y deseos de estas personas cuando decidieron enfocar sus vidas por los derroteros de la política, incluso, no dudo que aún la mantengan, pero, a tenor de lo que se advierte en sus diarias y continuadas "batallas", podríamos decir que todos sus afanes y deseos se reducen a mantener las poltronas en los unos y a tratar de echarlos y cogerlas para sí en los otros. No sólo no se advierte ningún afán de acuerdos, de consensuar opiniones, de cooperar en tantas cosas que servirían para el mejor desarrollo del país y la mejora común, sino que -es obvio, porque es lo que vemos- persisten en sus actitudes recíprocas de desvirtuar, desmentir o defenestrar todo cuanto digan, hagan o propongan los otros.

    Ambos -actual gobierno y actual oposición- tendrían que reflexionar sobre la imagen que trasmiten al pueblo, valorar sus actitudes y pensar que los españoles, poco a poco, vamos siendo mayores de edad, que ni el pan y circo de tiempos pasados ni este otro circo de órdago a la grande y los tuyos por si acaso nos sirve para otra cosa que para pensar que qué habremos hecho los españoles para merecer tan larga penitencia, que, de vuelta ya de todo cuanto hemos visto y oído por esos púlpitos de ahí arriba en los últimos tres o cuatro mil años, ni se nos pone ojos de asombro ante los prodigios que nuestros tribunos se sacan de sus chisteras ni formamos expectantes corrillos ante aquellos otros de los milagrosos crecepelos que van por ferias.

    Según nos cuenta Plutarco en sus "Vidas paralelas", "La mujer del César no sólo ha de ser honesta sino, además, parecerlo." Reflexionen. Piénsenlo muy seriamente, señores nuestros, tengan en cuenta que, en breve, las urnas volverán a llamarnos para que les digamos al oído en quiénes depositamos nuestra confianza para el siguiente ciclo.

    Y, si no quieren tener que preguntarse el porqué de tanta abstención en las próximas, y no les voy a hablar -que podría- de guerras que no queríamos ni de la imposición de leyes represivas -como la del tabaco o sus continuadas subidas de impuestos-, reconsideren si, además de haber actuado -o intentado actuar- como personas serias y honestas, como políticos responsables, como dirigentes dignos y respetuosos con quienes les pusieron en sus cargos, han intentado parecerlo.

    Entiéndanlo. Lean sus nombres en cualquier parte y vean ese título que les antecede y que les tratan como Excelentísimo Sr., como Ilustrísima Sra., como Sus Señorías...








volver      |      arriba

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    ARENA Y CAL


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio