La Web de ALFONSO ESTUDILLO
  • ARTÍCULOS DE OPINIÓN
    Año 2006

    ¿MILLONES... Y QUÉ?

  • Por lo que vemos en los telediarios o leemos en la prensa, da la impresión de que el puñetero euro de nuestros desvelos y privaciones es algo sin importancia, que está al alcance de cualquiera y que cualquiera puede tenerlo a manos llenas. Sólo hace falta leer este titular:

    "Otegui, Petrikorena y Olano, en libertad tras pagar los 650.000 euros de fianza."

    Sin embargo, mi percepción y conciencia -y la de todos- del dinero es bien distinta. Recuerdo a aquel maestro -de años ha- que le explicaba a los chavales lo que era el dinero y el valor de las diferentes monedas y billetes. Les decía así: "Hay monedas de cinco céntimos, de diez, de veinticinco, de cincuenta, de una peseta, de dos cincuenta, de a duro, de cinco duros y de diez duros. Y billetes los hay de una peseta, de cinco, de veinticinco, de cincuenta, de cien y de quinientas... -y aquí se paraba para agregar a continuación- ...y dicen que los hay hasta de a mil pesetas."

    La anécdota es transferible a la actualidad, y, tanto el maestro jubilado como todo quisque, se pregunta: "¿De dónde coño saca ese tío tanto dinero? 650.000 euros, casi ciento diez millones de pesetas, un fortunón, el valor de cinco casas, el sueño de toda la vida de un currante multiplicado por cinco, vamos, justo lo que cinco currantes pagarán de hipotecas trabajando toda sus vidas.

    No es normal que unos individuos sin fortuna o patrimonio familiar ni ingresos legales conocidos se saquen de los bolsillos 650.000 euros del ala como quien no quiere la cosa. Así sin más...

    No cabe duda de que la "empresa" donde trabajan los susodichos, que será la aportadora de la manteca -se supone-, ha de ser negocio de envergadura y poderío. Y debemos imaginar que -todos- con las cuentas muy claras con respecto a Hacienda, Fiscalía General del Estado, etc. Porque, de no ser así, de no cuadrar los datos de ingresos, patrimonios, etc., de estos individuos y su "empresa" con los de la Agencia Tributaria, de no haber una claridad meridiana sobre la procedencia del dinero, de no ser "vista", "oída" e investigada esta procedencia por parte de los citados organismos, por el juez encargado del caso, o por quien proceda, estaríamos ante una ostensible dejación de funciones que -pienso- no sólo tendría una clara figura como delito sino que, además, sería un claro desprecio y socarrona tomadura de pelo a todos los contribuyentes españoles.

    En cualquier caso, tanto éste como los venideros "mirar para otro lado" podríamos darlo por bueno si la referida "empresa", esa "Cosa Nostra" del norte hispano -que no va a desaparecer ni a cesar definitivamente en su actividad-, aunque lo ideal sería el cierre definitivo del "negocio", al menos, cambia su sistema de "producción" a modelos más modernos, a sistemas técnicos de esos en los que se mantiene la "productividad" con menos "empleados" y, sobre todo, menos "actividad y consumo laboral".

    En fin, que, sin ningún tipo de negociaciones -ni acuerdos bajo cuerda- y haciendo las cosas dentro de la más escrupulosa legalidad, ya tenemos a los inventores del talante demostrando talante -y talento- a raudales. Visto desde ópticas más desconsideradas (lógica + experiencia = menos miopes), ya tenemos al aparato insuflando oxígeno a mantas en el balón que necesitaban il don y sus hombres de honor. Un pequeño esfuerzo mental y no cuesta imaginar que ya il capo de la "empresa" y sus consiglieris intercambian guiños y sonrisas de complacencia en sus matutinos paseos por la ría (¿Nervión, Pisuerga, Manzanares..., qué más da?) mientras van esbozando las líneas maestras de lo que será la "Cosa Nuova". Tiempo al tiempo...

    No quiero terminar sin pedirles disculpas porque, seguramente, echarán Vdes. en falta el uso de mis acostumbrados adjetivos cuando hablo de determinados individuos.

    No... no es por falta de ganas, es por prescripción facultativa, pues dice mi médico que si he de hablar de ciertas calañas, omita los adjetivos, que si no la producción de bilis se me acentúa y me puede provocar una úlcera de estómago. Lo siento...








volver      |      arriba

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    ARENA Y CAL


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio