La Web de ALFONSO ESTUDILLO
  • ARTÍCULOS DE OPINIÓN
    Año 2008

    UN PAÍS DE ASESINOS

  • Comienza el año y comienzan los asesinatos de mujeres en España. Y comienza el año y comienzan los titulares en los periódicos y telediarios escandalizados y escandalizándonos a todos de lo hijodeputas que somos los varones en esta santa España. Y comienza el año y comienzan las manifestaciones de grupos feministas, pro derechos de la mujer, asociaciones contra el maltrato, etc., pidiendo más medidas de seguridad y, de camino, el degüello por la vía rápida de todos los asesinos y maltratadores (fácilmente reconocibles porque tienen los pies grandes, una nuez en el pescuezo y, además, les crece barba).

    Naturalmente, estoy en contra de que haya más de cuatro cabrones descerebrados capaces de maltratar e, incluso, matar a sus mujeres, a sus compañeras, a las madres de sus hijos, a las mismas a las que un día de quizás no mucho tiempo atrás miraban con ojos de pasión y deseo, a las mismas a las que otrora regalaban un ramito de violetas y les lanzaban su capa al suelo para que no pisaran los charcos. En lo que a España -a los españoles- respecta, el alcohol, las drogas, la senectud, el desequilibrio mental, etc., son siempre o casi siempre los principales componentes que encontramos cuando ocurren estos trágicos sucesos. Pero hay más...

    El acto repugnante y repudiable de un hombre pegando o maltratando a una mujer, incluso llegando a ese punto máximo de quitarle la vida, es, desgraciadamente, común en todas los rincones y culturas de este puñetero mundo, pero, y esto es lo que me mueve a escribir estas letras, lo que no podemos hacer es tomar como nuestra, del país llamado España, como si fuera parte de nuestra sociedad, consustancial con nuestra cultura y nuestras gentes, lo que sólo es consecuencia de la llegada de inmigrantes, acogida, tan necesaria como inevitable, que se complementa y agranda con la de "turistas" de todo tipo, exiliados, apátridas, desplazados, refugiados, y un largo etcétera donde encontramos "industriales" instalados con sus negocios de narcotraficantes, trata de blancas, robo y export-import de coches de lujo, bandas organizadas, mafias y otras muchas perlas de este carácter.

    No. Estas estadísticas de "mujeres asesinadas" en lo que va de año no son nuestras, no son estadísticas referidas a los españoles, a los que nacimos en Cádiz, Gerona o Pontevedra y llevamos -con mucho orgullo, que conste- en nuestro DNI o pasaporte el título de Español. Basta con ver un poco más a fondo las noticias de los sucesos (no sé por qué burdos intereses, la mayoría de las veces no lo especifican) para ver que la degollada en tal sitio era natural de Ecuador, o el asesino de la mujer hallada ayer, de nacionalidad rumana (por poner unos ejemplos). Veamos, si no, las que llevamos este mes

    día 4, Coín (Málaga), ciudadana de 42 años, británica, y su asesino, alemán.
    día 6, Torrevieja (Alicante), ciudadana de 30 años, rusa, y su asesino, ucraniano.
    día 7, Salt (Girona), ciudadana (no publicado), y su asesino, ecuatoriano.

    Además de estas tres muertes hasta ahora (escribo esto el día 8), en lo que va de año han proliferado en distintas poblaciones de España múltiples sucesos de maltrato y otros relacionados con la violencia machista cuyos protagonistas son, en su mayoría, nacidos en países que no son España.

    Si le sumamos los titulares que acaparan las crónicas de sucesos y cuyos autores son también de otros países -caso del atraco al chalet de José Luis Moreno, en Boadilla del Monte, donde apalearon -y casi matan- al conocido artista y empresario, perpetrado por una banda de seis delincuentes del Este de Europa-, las estadísticas, tanto las de las mujeres asesinadas o maltratadas en España, como las de los sucesos en general, habría que matizarlas con un toque de verdad que especifique claramente los orígenes de víctimas y autores para no confundir al respetable.

    Es difícil, sin duda, poder controlar la llegada de extranjeros que vienen a este Sur de Europa a quedarse e instalar sus cuarteles para realizar todo tipos de pillerías, tanto como la de inmigrantes africanos y de otros países del Este europeo que necesitan de un lugar distinto al de sus orígenes para buscarse la vida, pero lo que no es admisible en modo alguno es que España quede reflejada en las noticias nacionales y del mundo entero como uno de los países donde se cometen más asesinatos de mujeres. Eso es, simple y llanamente, mentira. Los crímenes y maltratos a mujeres -y otros muchos sucesos relacionados- son productos que nos llegan de fuera, productos de otras culturas, de otras tierras donde todavía existen esclavos y los hombres son dueños absolutos de la vida y hacienda de sus mujeres.

    No quieran convertirme España en otra Ciudad Juárez, esa pobre gran ciudad fronteriza a orillas del Río Bravo donde desde 1993 hasta ahora hay más de un millar de mujeres muertas o desaparecidas. Todas, o la gran mayoría de esas muertes y desapariciones están sin aclarar. Se suelen atribuir a individuos de baja condición o vida difícil (como el egipcio estadounidense Abdel Latiff Shariff) o a bandas organizadas (como Los Rebeldes), pero no sería muy falto de obviedad dirigir la mirada sobre las ricas haciendas y gente de más recursos que pueblan el uno y otro lado de la frontera.

    En fin, que no me quieran presentar más a España como un país de hijosdeputas, poblado de asesinos y maltratadores. Pongan los titulares y reseñas con pelos y señales de quién la muerta y quién su matador para que la inmensa mayoría de los españoles no tengamos esa terrible sensación de ser los más malos y perros de toda Europa que nos causa cada vez que leemos la prensa o vemos el Telediario.






volver      |      arriba

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    ARENA Y CAL


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio