La Web de ALFONSO ESTUDILLO
  • ARTÍCULOS DE OPINIÓN
    Año 2010

    SOBRE ESPECULADORES Y LACAYOS

  • Para los que no somos economistas ni expertos en los tejemanejes del mundo financiero nos cuesta trabajo entender dónde están las claves por las que unos pocos granujas, manejando capitales propios o ajenos, son capaces de tirar por los suelos la economía de un país, la fortaleza de una moneda como el euro o el dólar o, incluso, causar un descalabro o colapso económico a nivel mundial.

    En cambio, no cuesta mucho percatarse de que han convertido el mundo de las altas finanzas y la economía global en un garito donde, especuladores sin el menor sentido de la ética, tahúres profesionales a los que la vida y el futuro de los demás les importa tres carajos, manteniendo como ujieres, correveidiles, porteros, alcahuetes y mamporreros de su timba a los Gobiernos y altos cargos políticos, se juegan cada día el capital producido por millones de personas en los tajos de todo el mundo.

    Y, para más inri, algunos graciocillos indigentes intelectuales de los apesebrados en la prensa británica y estadounidense, jugando con el acrónimo de cuatro de los países más débiles en cuanto a capacidad productiva, Portugal, Irlanda, Grecia y España (Spain), se permiten el recochineo de llamarnos PIGS (cerdos en inglés) o Flyings Pigs (cerdos que vuelan) por la bonanza de los últimos años. El periódico británico Financial Times -en referencia a este último apelativo-, escribe: "Hace ocho años, los cerdos llegaron realmente a volar. Sus economías se dispararon después de unirse a la eurozona. (...) Ahora los cerdos están cayendo de nuevo a tierra...".

    Sutil ironía la de estos hijos de la Gran Bretaña (sic) y homónimos del otro lado del charco para regocijar a sus señoritos. Saben que, realmente, sus amos, los barandas, los dueños del capital y del tugurio, piensan que todo aquel país que no tenga caudales a espuertas para esquilmar, no son otra cosa que una puñetera mierda. Así lo dicen los amos y así lo reflejan sus fieles vasallos.

    Sobre el tema de las altas finanzas y la especulación que llevan a cabo determinados gestores de los llamados Hedge Funds (fondos de inversión libre o de alto riesgo), entre los que se cuentan los más grandes especuladores de la historia reciente, George Soros, James Simons, Ken Griffin, John Paulson, Philip Falcone, Julian Robertson, etc. (aunque en el campo de la especulación hay otros muchos amos y personajes de los que nunca sabremos sus nombres), apenas se conoce nada por parte del gran público. Ni la prensa ni otros medios de información masiva se hacen eco de las "hazañas" de estos siniestros personajes (reconocen que ciertas cosas que hacen no son éticas, pero sí legal), auténticos peligros de las finanzas y responsables -o con mucho que ver- con quiebras de gigantes financieros, como la de Lehman Brothers en 2008, crisis mundiales, como la del petróleo de 1973 o el estallido de la burbuja tecnológica en 2000-2001, caídas bursátiles mundiales como las de agosto de 2007 o las de septiembre de 2008, o ataques a divisas, como a la libra esterlina en 1992 o, más reciente, la iniciada en febrero de 2010 contra el euro (con ataques directos a Grecia y España).

    En EE.UU., ya desde los 90, se dieron cuenta del enorme riesgo que corrían sus bolsas, su economía e, incluso, el dólar y comenzaron a corregir aparentes fallos legales (en 1999 revocarían la ley Glass Steagall). Naturalmente, eso no era suficiente. En la actualidad, la deuda estadounidense es tan grande e insostenible que el presidente Obama -ya desde su toma de posesión lo anunció- está llevando a cabo drásticas medidas contra la gran Banca y los especuladores financieros (posiblemente dentro de estas nuevas leyes se contemple la ley derogada). Algo similar ocurre en Gran Bretaña, con una economía al mismo nivel -o incluso peor- que la Eurozona, si bien, los súbditos financieros de Su Graciosa Majestad (que no pertenece al Euro) parecen estar a la espera de lo que hagan los responsables de la Unión Europea y los países adscritos (y de los resultados de sus campañas de descalificaciones y desprestigios a sus convecinos) para ver qué camino tomar.

    En España, percatados del enorme riesgo que han estado corriendo (y que subsiste), parece ser que el Gobierno está tomando medidas conjuntas con los demás países de la Europa comunitaria -y otras particulares, como la creación de un nuevo servicio secreto de inteligencia en finanzas- para la evitación de crisis provenientes de especulaciones en el Mercado Financiero.

    Y, a propósito de ello -no me resisto a recordar esta pseudoutopía-, como bien saben todos, una de las más eficaces herramientas para la lucha contra la especulación (y contra el enorme fraude fiscal que sufre nuestro país y otros económicamente débiles), sería la erradicación de todos los paraísos fiscales que existen en el mundo (actualmente, más de 70), así como otras mucha ventajas fiscales que proporcionan algunos países (caso de Inglaterra) a extranjeros y personajes de gran capital que se establecen en sus tierras. Es de suponer que ahí es donde -en todo o en parte- se ocultan los arsenales y baterías, las enormes sumas de cientos de miles de millones de euros, o dólares, o libras, que disparan sus misiles contra las economías de los más débiles.

    Claro, que... Para ello haría falta tener una honradez ingénita, disponer de rectitud, decencia, dignidad, sinceridad, integridad, honestidad, moralidad, desinterés, conciencia, honorabilidad... y, además, un par de huevos como los del caballo del Espartero para luchar contra una mayoría de dirigentes, de colegas de sonrisas anchas y evasiva al canto, que no tienen ni lo uno ni lo otro.

    Derogación de beneficios fiscales para los más poderosos, tratados, imposiciones u otras fórmulas coordinadas para la erradicación de paraísos fiscales, leyes menos permisivas y vigilancias efectivas para la Bolsa, la Banca y todo lo relacionado con las altas finanzas, eliminación y prohibición de todas las trampas legales, medidas generales coordinadas por toda la comunidad global... Sólo así Gobiernos y pueblo llano dejaríamos de ser lacayos de esos todopoderosos tahúres que manejan el capital.







volver      |      arriba

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    ARENA Y CAL


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio