La Web de ALFONSO ESTUDILLO
  • CIENCIA Y TÉCNICA
    NÚMEROS

    LA BANCA SIEMPRE (?) GANA

  • Ya comentábamos en otro artículo las leyes de probabilidades aplicadas al "cara y cruz" de la moneda al aire y al rojo/negro o par/impar de la ruleta, y le participábamos una fórmula sacada de dichas leyes que podría reportarle, bajo determinadas condiciones, interesantes y lucrativas ganancias en el juego de la bolita.

    En este juego de azar, los participantes esperan ansiosos a que la bola se detenga en una de las 36 casillas numeradas del plato giratorio. Por lo tanto, la probabilidad de que caiga en el número elegido es de 1 entre 36. Pero ya le decíamos que hay otro tipo de posibilidad, cual es la de apostar a pares o nones, o al rojo y negro. Entonces la probabilidad de acertar es del 50 por ciento. Si, además, aplicamos el sistema de doblar la apuesta cada vez que no acierte (le remitimos a que lea de nuevo dicho artículo), usted dispondrá de unas posibilidades extras que estarán a su favor y que, generalmente, nadie aplica o utiliza por simple desconocimiento.

    El azar no existe, dicen los matemáticos: todo, desde las seis cifras ganadoras de la combinación de la Primitiva, hasta el número que va a salir en la ruleta, pasando por el comportamiento de un átomo o la forma de nuestra nariz, está sometido a unas increíbles y precisas reglas matemáticas. El científico que se dedica a la Física de partículas se enfrenta al mismo dilema que el jugador: ha de prever el resultado de la colisión de dos partículas atómicas. En una ruleta no trucada, nadie conoce en qué número se detendrá la bola. Es un error muy frecuente dentro del mundillo de las apuestas pensar que un número va a salir más veces por el hecho de que se haya repetido en las anteriores jugadas. Una aclaración: la ruleta, al igual que los dados o la baraja, no tiene memoria.

    Por supuesto, esto no significa que no se pueda adivinar nada en los juegos de azar. Esto lo saben, sobre todo, en la banca de los casinos. Cuando se concluyen miles de series de jugadas, la distribución de los números que van saliendo se aproxima a los fríos cálculos matemáticos. Un número determinado en la ruleta aparece con una probabilidad de 1 entre 36; en el caso de un dado, de 1 entre 6. A lo largo del tiempo, a mayor número de jugadas, esta distribución de la suerte se regula. A partir del cálculo de probabilidades, los responsables de casinos y salas de juego calculan con casi total exactitud las cuotas que debe pagar en premios y el dinero que se embolsarán.

    Sería interesante que todas esas ventajas derivadas de un perfecto conocimiento de las leyes de probabilidades -a su vez, derivadas de la fría lógica de las matemáticas- estuvieran al alcance de la gente de la calle, de los que frecuentan los casinos de juego o del simple mortal que juega al cupón de la ONCE o a la lotería Primitiva.

    Uno de los matemáticos más ingeniosos de nuestro siglo, John von Neumann (1903-1957) dedicó gran parte de su vida al cálculo en el juego y descubrió una serie de leyes matemáticas que también podían aplicarse a infinidad de disciplinas científicas. En 1944 publicó, junto con el economista Oskar Morgenstern, una singular obra titulada Teoría del juego y tácticas económicas. De la lectura de este libro podemos concluir que tanto la evolución social, económica y política de un país, así como las crisis económicas, las revoluciones y los conflictos bélicos -en los que muchos hombres entran en juego- transcurren siguiendo regularidades matemáticas, como en el juego.

    Continuaremos exponiendo datos sobre este apasionante campo de las posibilidades en los juegos de azar.









volver      |      arriba

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    ARENA Y CAL


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio