La Web de ALFONSO ESTUDILLO
  • CIENCIA Y TÉCNICA
    ESPACIO

    EL BIG BANG

  • La labor más delicada que se lleva a cabo en un observatorio astronómico, a diferencia de lo que piensan algunos, no consiste en «mirar» a través de las lentes de un telescopio, pues es tarea que suele confiarse a diversos tipos de cámaras fotográficas. Lo importante, una vez programado el trabajo a realizar, consiste en analizar y estudiar los datos que los instrumentos proporcionan.

    De ahí que sean matemáticos, físicos, químicos, ingenieros, etc., los verdaderos «astrónomos» de nuestros días, ayudados de un modo decisivo por ordenadores y cerebros electrónicos que realizan las operaciones más laboriosas y delicadas.

    A título de curiosidad, recordemos que Leverrier, descubridor del planeta Neptuno, tuvo que resolver 28 sistemas de ecuaciones, algunos con más de 13 incógnitas. Los cerebros electrónicos y calculadoras han aliviado a los científicos de la pesada tarea de resolver problemas; basta con programarlos y, de este modo, cálculos que antes hubiesen absorbido años enteros a numerosos matemáticos, son resueltos en pocos minutos y con mayor precisión y seguridad.

    ¿Y se sabe la edad del Universo?

    Podemos decir que sí. Los avances científicos de este siglo y el pasado nos ofrece la teoría del Big Bang y, aún dentro de su complejidad, una certeza casi total de que ese fue el origen del Universo.

    Todo comenzó cuando, en 1610, Galileo inventa el telescopio y es capaz de identificar los satélites de Júpiter. Años más tarde, en 1687, Newton publica su Ley de gravitación universal. Se sigue investigando y, a principios del s. XIX, Laplace explica en su obra Mecánica celeste el funcionamiento del sistema solar. Le sigue el gran descubrimiento de Albert Einstein, su Teoría general de la relatividad.

    Pero fue el descubrimiento del astrónomo estadounidense Edwin Hubble, en 1929, de que el Universo se expande, lo más asombroso. Según Hubble, hace 15.000 millones de años toda la materia estaba concentrada en un solo punto. Su teoría del «Big Bang» sostiene que en ese punto se produjo una explosión que creó a la vez la materia y el tiempo, poniendo en marcha el reloj e iniciando la expansión del Universo.

    Esta teoría ha tenido muchos defensores, desde el matemático belga Georges Lemaitre (1894-1966) hasta el físico de origen ruso George Gamow (1904-1968). En 1964 pareció confirmarse cuando el alemán Arno Penzias y el estadounidense Robert Wilson descubrieron que en todo el Universo existe un «mar de fondo» de radiaciones de microondas de bajo nivel. Según ellos, esta radiación es el eco moribundo del Big Bang, los restos del intenso calor generado por la colosal explosión inicial.

    La teoría del Big Bang incluía otra predicción que ha resultado ser acertada. La abundancia relativa de hidrógeno, helio, deuterio y litio observada en el Universo es exactamente la que sería de esperar si el Big Bang hubiera ocurrido. En la actualidad, la mayoría de los cosmólogos aceptan que el Universo nació en esa una única y enorme explosión y su edad se estima en 13.700 millones de años.

    Nos queda por averiguar qué había antes de esa enorme explosión y quién puso o cómo se hizo la materia allí concentrada.








volver      |      arriba

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    ARENA Y CAL


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio