• Alfonso Estudillo Calderón

    CIENCIA y DIVULGACIÓN

    EL PETRÓLEO

    por Alfonso Estudillo Calderón


El petróleo, tan de moda por su frecuente protagonismo en catástrofes marinas, es un aceite mineral natural, de color oscuro y olor fuerte, de densidad 0,8 a 0,95, y que está constituido por una mezcla de hidrocarburos.

Tras su extracción de los yacimientos subterráneos donde se encuentra, ha de ser refinado para obtener productos acabados, tales como carburantes (gasolina, supercarburante, carburorreactor, gas-oíl, fuel-oíl o mazut), gas (gas de refinería, propano, butano), o aceites lubricantes, parafina, betunes y coque.

El petróleo se origina de una materia prima formada principalmente por detrito de organismos vivos acuáticos, vegetales y animales, que vivieron en los mares, las lagunas o las desembocaduras de los ríos, en las cercanías del mar. Se encuentra únicamente en los medios de origen sedimentario. La materia orgánica se deposita y se va cubriendo por sedimentos; al quedar cada vez a mayor profundidad, se transforma en hidrocarburos, proceso que, según teorías, es una degradación producida por bacterias aerobias primero y anaerobias luego. Estas reacciones desprenden oxígeno, nitrógeno y azufre que forman parte de los compuestos volátiles de los hidrocarburos.

A medida que los sedimentos se hacen compactos por efectos de presión, se forma la «roca madre». Posteriormente, por fenómenos de migración», el petróleo pasa a impregnar arenas o rocas más porosas y más permeables (areniscas, calizas fisuradas, dolomías) llamadas “rocas almacén», en las cuales el petróleo se concentra, y donde permanece si encuentra alguna trampa que impida la migración hasta la superficie. De llegar hasta ella se oxida y volatiliza.

Las condiciones de presión y temperatura del petróleo impregnado en calizas o areniscas, son variables, pero puede alcanzar hasta 175 kg/cm2 de presión y 150º C de temperatura.

El petróleo se encuentra a menudo situado entre una capa de hidrocarburos gaseosos y una capa de agua salada. A pesar de que la forma corriente de imaginarnos un yacimiento de petróleo es dentro de una cavidad, este tipo de bolsada es excepcional. Los yacimientos están siempre localizados en un punto estructural o en una anomalía natural que permita al petróleo acumularse en la parte alta, y con una capa impermeable como techo (margas o arcillas) que impidan su escape. Si la migración del petróleo no es detenida por una trampa, se escapa hasta la superficie, donde resuma o forma capas de asfalto al desprenderse la parte volátil.

Los depósitos pueden hallarse hasta a 15.000 m. de profundidad, aunque los pozos actualmente productivos no alcanzan, en general, los 7.000 m. La dificultad que presentaba el descubrimiento de petróleo antes de los estudios geofísicos modernos era debida en gran parte al escaso espesor de la roca almacén (con máximos de hasta 30 m.) en comparación con los 8.000 ó 10.000 m. a que se encuentran.

Pero lo más maravilloso del petróleo es que es un fabuloso negocio. Puesto en la gasolinera como gasolina súper, con un costo total de unos pocos céntimos litro, se lo venden a más de 1 euro (1 euro = 166,386 pesetas.

Un chollo generador de inmensas fortunas que, como otros, se lo reparten unos pocos.







volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio