• Jesús Jaén Serrano

    REPORTAJES

    EL OBSERVATORIO DE MARINA

    por Jesús Jaén Serrano


  • Ya nos habían advertido los medios de comunicación que no mirásemos directamente al sol, pero algunos de los chavales que se encontraban en la Plaza del Rey el día del eclipse no se habían enterado y contemplaban el fenómeno con unas simples gafas de sol, mientras otros del grupo, que tampoco se «enteraban», pasaban olímpicamente del tema. A los primeros les comenté los daños que podrían sufrir y entre risas y bromas me mandaron a contemplarlo desde el Observatorio.

    observatorio 1Como el tema y la ocasión eran propicios, me encaminé hacia dicho centro y, aunque no pude contemplar el eclipse, sí pude admirar el edificio, su biblioteca y recordar algo del porqué de sus orígenes y su significación con y para esta ciudad.

    Los avances técnicos que disfrutamos, quizás nos hagan ocultar la dificultad que hace tan sólo 300 años se tenía en todo el mundo para poder situar de una forma precisa la posición de un barco en la mar. Este país, con territorios y posesiones repartidos por todo el orbe con los que había que mantener comunicación, y una Hacienda que dependía, casi de una forma absoluta, del comercio marítimo, estaba obligado a hacerlo.

    observatorio2La situación de un punto en la tierra está determinada por su longitud (distancia al meridiano de Greenwich) y su latitud (distancia al Ecuador); para determinar la primera es preciso de un reloj y para la segunda del sextante. Respecto al primero, podríamos recordar que Felipe III en 1573 ofreció un premio de 6.000 ducados de renta perpetua, 2.000 de renta vitalicia y 1.000 de «ayuda a la construcción» para quien resolviese el problema, concurso al que se presentó Galileo en 1612 y que quedó desierto. Posteriormente, en 1714, la marina inglesa ofrece un premio de 20.000 libras para quien diseñase un cronómetro con un error máximo de 2 minutos a la hora, no resolviéndose el problema hasta 1761 con el reloj de longitudes «Timekeper» numero 4 que dio una precisión de cinco segundos en 161 días.

    Por tales preocupaciones, y aunque existían academias y escuelas en la que se estudiaba el «arte de navegar» auspiciada por la Casa de Contratación y el Consulado de Indias, hay que esperar hasta las celebres Ordenanzas de Patiño de 1717 para la creación de las Academias de Guardiamarinas. Formando parte de este cuerpo surge en 1729 la figura de Jorge Juan y Santacilia que, aun siendo cadete, fue nombrado en 1734 profesor de la referida Academia y elevado al cargo de Teniente de Navío el 3 de enero de 1735, pocos meses antes de su marcha a América para la medición del meridiano, creando en 1753 el primer observatorio astronómico de la Armada dos años después de ser nombrado Capitán de la referida Academia.

    Con el traslado a la Isla de las dependencias de la Marina se decide la construcción de un observatorio que pudiera albergar con comodidad el creado por Jorge Juan en Cádiz, y para eso se elige el paraje conocido como «pago de Torrealta», situado a unas 500 varas castellanas de la población y sobre el cerro del mismo nombre, el cual domina con su altura los diferentes edificios de la ciudad. Los encargados de elegir el terreno, propiedad de D. Gabriel José de Zuloaga, Conde de Torrealta, fueron D. Vicente Tofiño y D. Gaspar de Molina y Saldívar, Marqués de Ureña, los cuales presentaron sendos proyectos para su construcción, resultando elegido el del Marqués, quien colocaría su primera piedra el 3 de octubre de 1793.

    observatorio3El edificio, que tuvo como modelo al del observatorio de Oxford, tenía planta cruciforme y se dividía en varios pisos; en la primera planta se situaban los almacenes y la casa del portero, en el entresuelo los dormitorios, en el segundo piso la biblioteca y las salas de estudio y trabajo profesional, albergando el tercer piso lo que propiamente era el observatorio. La cúpula estaba situada en el centro del edificio. Las obras terminaron el 26 de junio de 1797, comenzando el traslado de los instrumentos y enseres del observatorio de Cádiz en agosto de este mismo año; pero hubo que esperar hasta el 4 de agosto de 1798 para poder verlo inaugurado oficialmente. Posteriormente el edificio ha sufrido diversas modificaciones y ampliaciones, siendo la más importante la realizada en 1857, que modificó la estructura cruciforme primitiva por la cuadrada actual. La fachada principal presenta un pórtico de cuatro columnas que sostienen a un arquitrabe y cornisa corrida adornados ambos por metopas.

    En la actualidad el Observatorio trabaja en cuatro áreas de investigación: Astronomía, Efemérides, Hora y Geofísica, siendo este Centro destacado y reconocido mundialmente. Respecto a la sección de Astronomía, su misión es la de establecer la posición de los astros con la mayor precisión posible, utilizándose para ello, entre otros instrumentos, los llamados círculos meridianos, siendo poseedor nuestro Observatorio de uno de los cuatro existentes en el mundo.

    No se le puede restar mérito a la sección de Efemérides, que es la encargada de editar los libros de «Efemérides Astronómicas» y el «Almanaque Náutico», lo que viene realizando puntualmente desde la ya lejana fecha de 1791 y que determina la posición de los astros en el cielo hasta con 4 años de antelación. Conviene recordar que sólo siete países en el mundo realizan tal trabajo.

    La sección de Geofísica estudia los fenómenos relacionados con el magnetismo terrestre y la sismología, siendo el primer centro español que estudió en 1870 el campo magnético terrestre. En cuanto a la detección y estudios de terremotos ya se realizaban en 1898. Esta sección, con estudios de Geofísica, Geodesia, Oceanografía y Glaciarismo, participa desde 1988 en las investigaciones que se realizan en la Antártida desde la base española «Juan Carlos I» y está integrada en una red mundial de estaciones magnéticas.

    Pero, quizás, por lo que se conozca más al Observatorio en los círculos alejados de la investigación es por la misión de establecer la hora oficial de España, lo que realiza por medio de diez relojes atómicos que dan una precisión de un error de menos de un segundo en cien mil siglos. De los diferentes relojes se saca un promedio que es el que se trasmite por una emisora y constituye la hora oficial de España.

    Si importantes son los estudios, trabajos y publicaciones que se realizan en el Observatorio, no quiero dejar pasar la ocasión sin referirme a su biblioteca, con 45.000 volúmenes, revistas y publicaciones de un valor científico y técnico incalculable, y a la multitud de telescopios, teodolitos, relojes, cámara fotográficas, y un largo etc., que forman un museo de alto interés y muy digno de visitar, aunque las explicaciones sean someras. Casi todos estos aparatos están en perfecto estado, como un siderostato que tras estar muchos años desmontado fue puesto en uso con motivo del 200 aniversario del Observatorio, y que ha servido para la contemplación de unos pocos afortunados del, para nosotros, último eclipse total del siglo.   







volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio