• Alfonso Estudillo Calderón

    RELIGIÓN

    DIOSES, SEMIDIOSES Y HÉROES

    por Alfonso Estudillo Calderón


Ares era el dios de la guerra; Hermes dios de los ganados y de la fecundidad; Hades y Persefona, el dios y la diosa de los muertos. En el mar reinaba Poseidón.

En plano inferior a estas divinidades se agitaban infinidad de dioses secundarios, terribles como las furias, graciosas, como las ninfas de los bosques, las cincuenta nereidas y las tres mil oceánidas. Dioses medio hombres, medio animales, como Pan, y los séquitos de sílenos y sátiros.

En los siglos VII y VI se extendió el culto a los Héroes, engrandecidos e idealizados por las Epopeyas. El culto de los muertos rendía especial veneración a los antepasados ilustres. De ahí a considerar a los «superhombres» como intermediarios entre la humanidad y la divinidad no había sino un paso. Los acontecimientos políticos favorecieron semejante apoteosis. Se fundaron colonias en las costas del Asia Menor, en Tracia, en Sicilia, en la Magna Grecia y las nuevas ciudades divinizaron a sus antepasados más gloriosos.

Diómedes tuvo sus santuarios y sus fiestas en la Magna Grecia, Helena y Menelao, en Esparta, Teseo en Atica, y Aquiles en las costas del mar Negro. El más célebre de todos fue Heracles, el héroe nacional de los dorios.

La religión popular había conservado también el recuerdo de los dioses menores: Pitios hacía brotar las plantas, Pandrosos enviaba las lluvias primaverales, Smintios cazaba los ratones de los campos, Maleatos hacía madurar las manzanas, etc. Otros presidían la vida humana: Eros, dios del amor, Karotrofos prodigaba sus cuidados a los niños de pecho, etc. Semejantes a éstos eran los demonios creados por la imaginación popular: Eunostos, cuya imagen no faltaba en ningún molino, Taraxippos, que espantaba a los caballos, etc.

El día trigésimo de cada mes estaba especialmente consagrado a los muertos, y en dicho día las tumbas eran rociadas con vino, leche o miel, y después se rogaba solemnemente a los espíritus que se retiraran: era una manifestación de la superstición popular, que los consideraba como seres dañinos.


LOS JUEGOS OLÍMPICOS.

Una curiosa forma de culto, que abarcaba a todos los pueblos de Grecia en un ideal de unidad religiosa y cultural, estaba constituida por los juegos panhelénicos. Así, los Juegos Olímpicos que se celebraban cada cuatro años en Olimpia en honor de Zeus; los Juegos ístmicos, en el istmo de Corinto, en honor de Poseidón, y los Píticos, en Delfos, consagrados al dios Apolo, que se celebraban cada cuatro años. Cada dos años se celebraban los Juegos Nemeos, en la Argólida, así como los ístmicos.

La base de estos juegos era deportiva y, en ciertos casos, se prohibía la asistencia de mujeres. Los vencedores eran glorificados como héroes.







volver      |      arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS    |    CULTURALIA    |    CITAS CÉLEBRES    |    plumas selectas


Islabahia.com
Enviar E-mail  |  Aviso legal  |  Privacidad  | Condiciones del servicio