(Espacio exclusivo para empresas colaboradoras)

  Hacer pág. de inicio Pág. Principal

   ARÉVACOS - Nº 17   
.


EL TALLER OCUPACIONAL DE ENCUADERNACIÓN
DE LA RESIDENCIA SAN JOSÉ

por Carlos Robredo

 


Nunca había tenido motivos para adentrarme en la Residente de San José, antes Hospicio. De él apenas conocía su fachada sobria y el destino de sus instalaciones.

 

Componentes del Taller Ocupacional de Encuadernación

Hoy, al traspasar su umbral y mientras esperaba a José Luis Gil, me entretuve mirando en un pequeño expositor del vestíbulo muestras de trabajos en madera, de encuadernación y de objetos de escritorio de piel. Precisamente eso era lo que me había llevado allí. José Luis me invitó a conocer uno de esos talleres, el de encuadernación, donde él actúa de monitor con algunos residentes. Uno de ellos vino a buscarme a la recepción del edificio y me hizo seguirle. Al traspasar la primera puerta
aparecimos en un claustro viejo pero conservado y del que percibí, amontonadas, un sinfín de sensaciones hospitalarias La luz del atardecer, a través de los cristales, llegaba a los corredores y era disfrutada por cuatro o cinco mujeres que, sentadas y silenciosas, parecían ausentes y ajenas al frío intenso del exterior.

Cruzamos dos o tres puertas más, también un jardín cuyas plantas invernaban y, por fin, alcanzamos el taller. Entré, saludé en general queriendo ser cordial, y estreché la mano de José Luis.

 

José Luis Gil, Monitor del Taller

La estancia es de dimensiones quizá reducidas, pero me informaron de que es provisional mientras acaban las obras de restauración del edificio, la maquinaria escasa, pues el taller debe huir de la mecanización para cumplir sus objetivos, y los trabajadores, tímidos, mostraron su sorpresa ante mi presencia, que parecía perturbar su concentración.

Ustedes les conocen, aunque anónimamente; le habrán pedido un pitillo por la calle o se habrán tomado una caña espalda con espalda. Diez son, en la actualidad, los elegidos y de entre ellos tres mujeres. Las tareas bien repartidas, el uno prensa, el otro, con paciencia infinita, cose los cuadernillos, otro, u otra, ordena, el de más allá pega los lomos y así, cada cual en lo suyo, sacan adelante un trabajo con resultados perfectos, y José Luis, el monitor, vive satisfecho y lo cuenta sin ser consciente de que por entre sus palabras se le escapa una involuntaria demostración de cariño que tiene para todos ellos. Son personas recogidas, marginadas, deficientes, pero personas dc las que aún puede obtenerse cosas buenas y para las que el peor castigo sería apartarles del taller. Trabajando se realizan, se ponen metas, se demuestran a sí mismos, con orgullo, que son útiles, y crece en ellos un ego que les hace más persona.

 

Un momento en su trabajo.

Sí, ya sé que nunca podrán compararse a los que estamos en el lado de fuera, a los que sólo porque Dios lo ha querido así, tenemos la mente... ¿clara?

Este taller ocupacional, como la Residencia de San José donde se halla, depende de la Diputación Provincial de Soria. Empezó a funcionar en el año 1992 y desde entonces José Luis ha sido su monitor. Él tiene el mérito de trabajar con ellos, de dirigir y conseguir sus progresos, de que el trabajo se haga y se haga bien.

A quienes no lo conozcan les lanzó un reto a modo de eslogan de centro comercial: Encárgueles trabajo, lleven a encuadernar y a restaurar sus colecciones o libros viejos, pídanles recordatorios para las Primeras Comuniones de sus hijos o algún que otro objeto de escritorio, todo ello en acabado de cálida piel, y si no quedan satisfechos, yo les devuelvo su dinero. Pero, para no hacer trampas, les confieso que, con este reto, no corro ningún riesgo de perder.

 

 

* * * * *

 

 

 

 

 

Volver

 

 

- Webs optimizadas para Int. Explorer 6.0 / 7.0 / 8.0 - 800x600 y 1024x768 -

Aprodebur - El Burgo de Osma 2005 - 2010
© Designed by Islabahia.com - Spain