(Espacio exclusivo para empresas colaboradoras)

  Hacer pág. de inicio Pág. Principal

   ARÉVACOS - Nº 19   
.

 
NUESTRO HOMENAJE DE HOY PARA...


EUTIQUIO CABRERIZO, AMANTE DE LAS LETRAS

por Carlos Robredo


Nos dijo que no lo comentáramos, que no es sino una cualidad trivial que nada define de la persona, ni de su condición, pero como a lo largo de la entrevista él mismo lo cita de soslayo, nos perdonará si decimos que es un hombre ciego, pero eso es trivial y nada nos dice de su persona, ni de su condición. Él es un hombre, natural de Fuentearmegil y escritor; buen escritor Es un magnifico conversador, parlanchín por lo afable, culto y alegre y... sin preguntar, habla de su tierra.

 

Eutiquio Cabrerizo

Eutiquio Cabrerizo.- Los que nacimos en Soria al filo del medio siglo y tuvimos la suerte de crecer en un tiempo de mayores comodidades y algún progreso, tenemos la obligación de hacer algo para que no se olvide cómo vivieron nuestros abuelos. Yo pertenezco a la estirpe de los sorianos que viven fuera de su pueblo desde niños y que cada vez que vuelven a él de vacaciones no pueden evitar sentirse un poco como forasteros.

Arévacos.- Háblenos de su familia.

E.C.- Casado y con dos hijos, desde hace diez años vivo en Santander, desde donde viajo con cierta frecuencia a Fuentearmegil, llevado por el magnetismo irresistible de mantener el vínculo con el sitio de nacimiento donde siguen viviendo mis padres y algunos de mis hermanos y familiares.

A.- ¿Qué recuerda de la edad escolar?

E.C.- En los años cincuenta y los sesenta en muchos pueblos los chicos que querían estudiar encontraban en el seminario y en los colegios de monjas y frailes un modo de hacerlo sin los inconvenientes de la falta de medios. En mi caso fue otra la causa que produjo el mismo efecto sin que me viera obligado a realizar declaraciones formales sobre mis fervores religiosos. Apenas empezada la etapa escolar quedaron al descubierto mis problemas visuales para seguir normalmente la escuela y, a partir de entonces, empezó para mí una escalada de experiencias y colegios de internado que, en lo que tenían de esfuerzo, perfilaban los rasgos del carácter de superación y trabajo que define a los hombres y mujeres de nuestra tierra.

A.- ¿Cuándo tuvo conciencia de que los libros eran importantes?

E.C.- Desde la época escolar la literatura me ha acompañado siempre en su doble faceta de recreación, leyendo lo escrito por otros, y de creación, modelando mundos de fantasía y recuerdo que me permitían sentir las cosas que no podía vivir acercándome a los lugares imaginados sin necesidad de moverme del asiento. La lectura del poema del Cid con la mención de nombres de pueblos conocidos, la descripción de paisajes que me resultaban próximos y la identificación de la personalidad honesta y recia que caracteriza a las gentes castellanas, me hizo comprender que la literatura y la vida no están separadas y que, muy al contrario, van siempre juntas.

A.- ¿Cuál fue su primer empleo?

E.C.- Hacia los veinte años, y allí sigo, ingresé en el escalafón administrativo de la ONCE, donde pronto alcanzaré los treinta años de antigüedad desempeñando puestos de responsabilidad tanto en la sede central de Madrid como en diferentes comunidades autónomas.

A. - A usted le gusta escribir, volvamos pues a las letras.

E.C.- La adolescencia fue un período compulsivo de lecturas con avidez de los poetas y dramaturgos del Siglo de Oro, los novelistas del XIX, la Generación del 98, todo el siglo XX, incluida la eclosión fascinante de la última pléyade dc mujeres escritoras. La compañía de Antonio Machado fue la revelación hecha poema del alma de Soria en cada paisaje abrupto de las sierras azules, en la luz de cada mañana serena, en el camino que blanquea se enturbia y desaparece con el sol al caer la tarde, en la memoria entrañable del amor que se sueña... Paralelamente, como hacen tantos jóvenes en esa edad, mi afición a la escritura también fue consolidándose tanto en prosa como en verso y, aunque la mayor parte de los trabajos de esa época terminaron en la basura, creo que cumplieron su función de instrumento, de perfeccionamiento y aprendizaje de expresión literaria. Algunos otros premios en concursos de narración y relato breve fueron reforzando poco a poco mi afición a las letras. Desde el principio encontré en la literatura un medio de disfrutar leyendo y escribiendo. Recuerdo que a los ocho o nueve años escribí un cuento para un concurso, y cuando me dieron el primer premio me entraron remordimientos de conciencia creyendo que era un cuento falso porque me lo había inventado y creía que, con eso, había engañado a los del jurado.

 

 Fuentearmegil

En 1999, después de confiar un par de novelas primerizas a la cesta de los papeles rotos, participé en el concurso literario Tiflos y obtuve el primer premio de novela para escritores ciegos con la obra La charca de los enebrales, en la que intento reflejar los valores tradicionales y la forma de vida de muchos pueblos de Soria en la década de los años cincuenta
y sesenta.

Posteriormente, en el año 2003 quedé finalista en el concurso de novela José Saramago, de Santander, con la obra titulada Estelas de una diosa, donde hago una recreación mitológica a partir de la representación de la diosa Ceres existente en uno de los mosaicos conservados en el yacimiento arqueológico de Los Villares en Santervás del Burgo, finalmente reconocido como Bien de Interés Cultural. Las dos están publicadas en la editorial Tantín de la capital cántabra y están a la venta en algunas librerías de El Burgo y de Soria.

A.- Le hemos encontrado en Internet y hemos navegado por sus páginas en las que habla de letras y de Fuentearmegil, su pueblo, resultó agradable.

E.C.- Si, últimamente las nuevas tecnologías informáticas me han permitido experimentar otras maneras de dar a conocer la literatura a través dc Internet elaborando una página Web destinada a la promoción de escritores noveles. Se encuentra en http://webs.ono.com/libroteca/.

Este mismo procedimiento he seguido para contribuir a la difusión de la cultura, las costumbres y la historia del Coto Redondo de Fuentearmegil formado, además de éste, por los pueblos de Fuencaliente del Burgo, Santervás del Burgo y Zayuelas. La Web puede verse en http://webs.ono.com/fuentearmegil/, y son muchos los que me mandan cosas de alto valor cultural dirigiéndose a mi correo electrónico: 
eut¡quio@ono.com.

Al final de casi medio siglo de estar lejos, la informática y las letras, como una sola herramienta, hacen que me sienta más cerca de nuestra tierra y de sus gentes. Es casi como si no viviera fuera.

A.- Ahora está de vacaciones, pero anda con un puñado de folios entre manos ¿Qué escribe en ellos?

E.C.- En este momento estoy trabajando en dos nuevas novelas, una de ellas de trasfondo histórico en tomo al caballero don Pedro Núñez, Señor de Fuentearmegil, Osma y San Esteban, y otra sobre la influencia que ejerce a lo largo de la vida de una persona la educación recibida durante la infancia. La segunda de ellas puede estar terminada a principios del próximo año, y me gustaría que fuese publicada por alguna editorial Soriana. Ya veremos.

 

Lo decíamos al principio, ¿se han dado cuenta? Es un gran conversador al que cuesta ceñir. Del mismo modo escribe: describiendo, narrando, situándonos, haciéndonos ver sus libros son una lectura tan recomendada, corno merecido es nuestro homenaje de hoy, pues es un hombre de nuestra Comarca que no solo mantiene con su tierra vínculos indisolubles, sino que la propaga a los cuatro vientos a través de sus escritos y con su presencia en Internet. Vale la pena leerle.

 


* * * * *

 

 

 

 

 

Volver

 

 

- Webs optimizadas para Int. Explorer 6.0 / 7.0 / 8.0 - 800x600 y 1024x768 -

Aprodebur - El Burgo de Osma 2005 - 2010
© Designed by Islabahia.com - Spain