(Espacio exclusivo para empresas colaboradoras)

  Hacer pág. de inicio Pág. Principal

   ARÉVACOS - Nº 20   
.

 

ISABEL LA CATÓLICA

por José Vicente de Frías Balsa


No podía pasar desapercibida para la redacción de ARÉVACOS la celebración, cinco veces centenaria, de la muerte de esta gran mujer y emprendedora reina, que cambió el mundo, llamada Isabel y motejada La Católica. Si bien es cierto que no fue mucha la relación de ésta, y del que luego sería su esposo, con la Villa, sí tuvo mucho que ver, sobre todo, con la ciudad de Osma y la villa de San Esteban de Gormaz. De todas maneras, el hecho del descubrimiento de América, considerado por el soriano López de Gómara como la mayor cosa ocurrida después de la creación del Universo y de la encarnación y muerte del Hijo de Dios, bien merece un recuerdo.

 

Isabel la Católica a caballo

Viajes y documentos

De todos es conocida la estancia, 1469, del príncipe Fernando de Aragón en El Burgo y Osma cuando se dirigía, disfrazado de mozo de mulas, hacia Valladolid, donde le esperaba Isabel. Menos sabida, por menos novelada, es la noche que pasó el ya rey, en 1474, en conversación con Pedro de Montoya, obispo de Osma (1454-1474>. Trasnocho en el que éste, que años atrás había cambiado de chaqueta, trató de conseguir beneficios para alguno de sus descendientes. Noticias, éstas, que nos relata, con todo lujo de detalles, Alonso de Palencia, burgense y cronista real, al que remitimos a nuestros lectores.

Diecisiete veces los reyes, juntos o separados, viajaron por la provincia de Soria y, en varias ocasiones, pasaron por pueblos y villas de la comarca de El Burgo. ?-XII-1474, Berlanga de Duero y Osma (Fernando=F). 6-X-1480, San Esteban de Gormaz (E). ?-IV-1481, El Burgo de Osma (Isabel=I). ?-I-1482, El Burgo (Isabel y Fernando=A). 31-VII-1492, El Burgo (A). 10­111-1494, Tajueco (A). 10-VII-1506, Langa de Duero y El Burgo (F). ?-VIII-1515, San Esteban (F). ?-IX-1515, El Burgo (F).

En el rico Archivo de la Catedral se conservan algunos documentos expedidos por la Cancillería de estos monarcas. Son, al menos, los que siguen:

1481. Mandato dirigido a Pedro González de Mendoza (hijo de Iñigo López de Mendoza, 1 marqués de Santillana, y de Catalina Suárez de Figueroa), cardenal de Santa Cruz y obispo de Osma (1478-1483), ordenándole enviar un procurador de la ciudad de Osma a la jura de ciertas treguas.

1483. Confirmación del privilegio de Enrique IV, de 24 de noviembre de 1462, por el que aprobaba el cambio que hizo Pedro de Montoya obispo de Osma (1454-1474), del señorío y jurisdicción de Espeja y Espejón con el marqués de Villena, por 17.000 maravedís de juro que le dio en Requena y los traspasó el rey, a petición del obispo, a las alcabalas de El Burgo, Cabrejas, Ucero y Gómara.

Vitoria, 27 noviembre 1483. Confirmación hecha por los RR. CC del privilegio dado por Enrique IV concediendo 17.000 maravedís de juro en favor de la mesa episcopal de Osma, sobre las alcabalas de El Burgo de Osma, Ucero, Cabrejas del Pinar y Gómara. Sin duda ha de tratarse del mismo documento.

Estos dos últimos documentos han de ser, en realidad, sólo uno. Las fichas corresponden, por ese orden, a la obra de Loperráez Corbalán y al Catálogo inédito de Florentino Zamora y Eugenio Sarrablo.


Señorío de Osma y condado de San Esteban.

El 27 de julio de 1484 Juana de Pimentel, la triste condesa, viuda de Álvaro de Luna, señora de Osma y 1ª condesa de San Esteban de Gormaz, con licencia de la reina, nombraba heredera universal a su hija, María de Luna, esposa de Iñigo Hurtado de Mendoza, II duque del Infantado y III marqués de Santillana. La dejaba, entre otras cosas, los derechos que la podían corresponder en dicho condado. Por ello surgió un litigio entre Diego López Pacheco, señor de Osma, II marqués de Villena y III conde de San Esteban, y el duque del Infantado, que finalizó con un acuerdo matrimonial aprobado por los reyes el 16 de noviembre de 1488.

 

Los Reyes Católicos en la fachada de la Universidad de Salamanca

Parecía que todo iba bien, pero al óbito de Juan Pacheco de Luna -al que se había propuesto casar con Francisca Hurtado de Mendoza- se suscitaron nuevas diferencias entre ambos linajes. El 5 de junio de 1503 la Católica dirigía una cédula a Diego Hurtado de Mendoza, III duque del Infantado, sugiriéndole llegar a un acuerdo con el de Villena sobre el condado de San Esteban de Gormaz. Mas el caso es que hubo de recurrirse a una sentencia arbitraria de la Corona a la que, el 14 de junio, hicieron pleito homenaje las partes litigantes obligándose a cumplir lo que la reina determinase.

Ésta, tres meses más tarde, sentenció declarando que Osma, San Esteban, Ayllón, Maderuelo, Riaza, Escolona... con sus fortaleza, vasallos, tierras, jurisdicción, rentas, pechos y derechos debían pertenecer al conde de San Esteban. Diego Hurtado de Mendoza, al que se impuso perpetuo silencio, recibía la posesión de las villas del Infantado. Asimismo Isabel I ordenó al de Villena dar al del Infantado, en recompensa a su derecho al condado de San Esteban y señorío de Osma, 1.000.000 de  maravedíes.

La concordia entre ambas Casas debería sellarse con la boda de Iñigo López de Mendoza, hijo de Diego Hurtado de Mendoza y nieto dc María de Luna, con Francisca Pacheco, hija del marques de Villena, que recibía en dote 10.000.000 maravedíes Finalmente la reina ordenaba que si el de Villena moría sin hijos varones, Francisca Pacheco y sus hijos heredarían, por vía de mayorazgo, la ciudad de Osma y el condado de San Esteban; pero si ésta fallecía sin descendencia, serían los sucesores de Diego López Pacheco los que heredasen los territorios. Y si Francisca muriera sin casar, Iñigo quedaba obligado a matrimoniar con otra hija del Conde de San Esteban.

Pero ésta y otras bodas previstas no se llevaron a efecto lo que motivó. años después, un nuevo y ruidoso pleito.

 


* * * * *

 

 

 

 

 

Volver

 

 

- Webs optimizadas para Int. Explorer 6.0 / 7.0 / 8.0 - 800x600 y 1024x768 -

Aprodebur - El Burgo de Osma 2005 - 2010
© Designed by Islabahia.com - Spain