(Espacio exclusivo para empresas colaboradoras)

  Hacer pág. de inicio Pág. Principal

   ARÉVACOS - Nº 23   
..

 

JUAN PASCUAL LEÓN
 ARTE Y FORJA EN TORNO A 1900

por José María Capilla de Blas

 

El arte de la forja ha sido uno de los más característicos de la Historia del Arte Español, hasta el punto de ser origen de modelos y formulas que se extendieron por Europa Occidental, sobre todo tras el desarrollo de esta actividad y la producción férrica a gran escala en la España del gótico, influencia que perduró hasta bien entrado el siglo XVI. 

En nuestra villa, un buen ejemplo de ese esplendor es la excelente colección de rejas de la catedral la mayor parte de ellas elaboradas a lo largo del siglo XVI siguiendo las pautas que Juan Francés, Maestro Rejero Mayor de la Catedral de Toledo, marcó en las rejas del coro y la capilla mayor, en 1505 y 1515 respectivamente. 

Tras siglos sin grandes aportes, en lo que a rejas se refiere, a finales del siglo XIX un rejero local, Juan Pascual León, contribuyó al enriquecimiento de la catedral con dos buenos ejemplos de forja, las rejas que cierran hacia el crucero las capillas del Santo Cristo del Milagro y la Virgen del Espino.

Detalle de la reja de la capilla del Santo Cristo del Milagro

Juan Pascual León nació en Berlanga de Duero en 1864, hijo de Manuel Pascual Sáez, madrileño y maestro armero, casado con Filomena León Checa, berlanguesa, y murió en El Burgo de Osma el 27 de julio de 1909 a los 45 años de edad. Tanto él como su hermano Andrés se dedicaron al oficio de la forja aprendido de su padre. Ejemplo del buen hacer de este taller son los caños de las fuentes públicas de varias localidades de la comarca de El Burgo, las rejas que delimitaron la Vía Sacra de la catedral, las de la capilla de la Virgen del Rosario o las que rodearon el sepulcro de San Pedro de Osma, de las que aún se conserva una parte como cerramiento del trascoro. 

Las labores de forja de mayor calidad que Juan Pascual León dejó en nuestra villa son, como ya mencionamos antes, las rejas que cierran la capilla del Santo Cristo del Milagro y la capilla de Nuestra Señora del Espino hacia el crucero de la catedral. Estas rejas vinieron a subsanar un problema que había surgido un siglo antes, con la ampliación de la catedral por su cabecera y la construcción de la girola, la capilla del Venerable Palafox y la Sacristía Mayor. Hasta entonces las cinco capillas que formaban la cabecera de la Catedral estaban cerradas hacia el crucero por una colección de rejas del primer cuarto del siglo XVI. Las más destacadas eran las que Juan Francés había forjado en 1515 para la Capilla Mayor bajo el patrocinio de obispo Fonseca. El resto, es decir, las capillas del Santo Cristo del Milagro, San Pedro y San Pablo, San Juan Bautista y Ntra. Sra. del Espino, poseían un conjunto de rejas que, costeadas por el obispo Enríquez habían realizado seguidores de dicho autor.

Proyecto de la reja de la Vía Sacra, en la Catedral de Osma

Cuando en 1770 comenzaron las obras de la ampliación antes mencionada, hubo que derribar las capillas contiguas a la Mayor, dedicadas a San Pedro y San Pablo y San Juan Bautista, las capillas restantes, Mayor, Sto. Cristo del Milagro y Virgen del Espino, quedaron abiertas al tramo anterior a la girola por los arcos laterales que antes las habían comunicado con las capillas desaparecidas. 

Ante las necesidades litúrgicas y espaciales de una catedral esto suponía un importante problema. Hemos de entender que las rejas se convirtieron a partir de la Edad Media en un elemento absolutamente indispensable para lograr con ellas la serie de cerramientos, separaciones y acotamientos de las catedrales y grandes iglesias. Cuando estas iban quedando terminadas los cabildos necesitaban elementos para delimitar espacios como el coro, el presbiterio, las capillas privadas, etc. La rejería arquitectónica conseguía este fin sin impedir el paso de la luz, ni ocultar la vista de los tesoros del templo, de manera que la compartimentación y cerramiento embellecía el edificio a la vez que podía ser soporte de elementos simbólicos y mensajes religiosos. 

Las rejas unían a su carácter arquitectónico (aislador y separador) la programación de un proyecto iconográfico y simbólico al edificio que complementaba. En la Capilla Mayor de una catedral, cuyo presbiterio era un espacio cerrado para a la mayor parte de los fieles, las rejas preservaban esa privacidad a la vez que delimitaban el espacio clave de la ceremonia religiosa, allí están el altar y el sagrario. Ese es el Sancta Sanctorum del templo y un lugar vetado a la mayor parte de los fieles que, si veían la ceremonia a través de la reja, no compartían el espacio donde tenía lugar el Misterio Eucarístico. 

En nuestra catedral este espacio sagrado había quedado abierto y sin delimitar con la apertura de la girola. El problema se resolvió en parte al colocar en los laterales de la Capilla Mayor las rejas de las capillas desaparecidas (San Pedro y San Pablo, y San Juan Bautista) quedando ésta totalmente cerrada. Así mismo se optó por trasladar las rejas que habían quedado a los pies de la capilla del Sto. Cristo del Milagro y Ntra. Sra. del Espino al arco que se abría al tramo anterior de la girola, frente a los laterales de la Capilla Mayor.

Reja del maestro Pascual León, en la Catedral de Palencia

A pesar de estos traslados de rejas, los arcos que comunicaban las capillas del Sto. Cristo del Milagro y Ntra. Sra. del Espino con el crucero seguían abiertos y dejaban libre acceso a estas. Aquí entra en escena el taller de forja que la familia Pascual León poseía en la villa episcopal. En 1896 Don Victoriano Guisasola y Menéndez , obispo de Osma entre 1893 y 1897, con el consentimiento del cabildo de la Catedral, acometió la labor del cerramiento de las dos capillas con rejas de forja. El contrato fue firmado con el taller de Juan Pascual León, donde junto a él trabajaba su hermano Andrés. Ambos fueron los artífices de la obra, aunque el maestro fuera Juan, que a la postre fue quien firmó ambas rejas en la parte interior del friso, "POR JUAN PASCUAL LEON BURGO DE OSMA ANO MQCCCXCVI". 

El criterio de Juan Pascual ante este encargo no pudo se más acertado ya que optó por seguir el modelo que cuatro siglos antes había impuesto Juan Francés. Se trata de dos rejas gemelas de 25 barras cada una. Están estructuradas por dos cuerpos separados por una faja y rematados por una compleja crestería. Ambas presentan en los laterales, incrustadas en las jambas del arco, dos barrotes menores que unen la reja al pilar. De ahí parte el núcleo principal de la reja que esta dividido en tres paños por grandes barras entorchadas que enmarcan tres grupos de siete barrotes que en el primer cuerpo alternan barras lisas de sección cuadrada con barras torsas abiertas en su punto medio con un rombo, y en el segundo, donde todos los barrotes están retorcidos, se alternan los rectos con los abiertos en trébol. 

El resultado al contemplar el interior de la catedral, es un conjunto de rejas de gran uniformidad estilística, donde las del maestro Pascual no desentonan con las primitivas del XVI.

Reja de la capilla del Cristo del Milagro

En el Boletín del Obispado de Osma del 30 de julio de 1896 dice en torno a este tema: Entre las diferentes obras de embellecimiento que en poco tiempo se han llevado a cabo en nuestra Santa Iglesia Catedral, merecen especial mención las dos magníficas verjas que cierran las capillas de Nuestra Señora del Espino y del Santo Cristo del Milagro, por la parte del crucero. Son obra del notable artista burgense D. Juan Pascual León, y en ella ha dado una gallarda prueba de lo mucho que vale en esta clase de trabajos. Como la mayor parte de los de la Catedral, su estilo es gótico, y sus enormes barrotes retorcidos, sus fajas repujadas y doradas, sus airosos remates y los magníficos escudos con las armas del Ilmo. Sr. Obispo están ejecutados a la perfección. El trabajo del Sr. Pascual León en nada desmerece del que en 1515 llevó a cabo el maestro mayor de Toledo, Juan Francés, en la monumental verja de la Capilla Mayor, antes al contrario, colocadas las verjas a los dos lados de aquella, contribuyen poderosamente a embellecer la hermosa perspectiva del crucero. El artista ha sido muy felicitado por su obra.

Cerradura firmada por Juan Pascual

El modelo de la Catedral de El Burgo es el que nuevamente Juan Pascual utilizó pocos años después en la catedral de Palencia, al ser contratado por el obispo Almaraz, que había conocido su trabajo cuando en los días 21 y 22 de abril de 1900, participó en las conferencias episcopales celebradas en nuestra villa. En 1901, entregó la reja que cierra la capilla central de la girola de la Catedral de Palencia, originariamente de San Nicolás y en la actualidad conocida como del Monumento. 

La obra mantiene el modelo que el artista ya había utilizado en El Burgo, esto es la recuperación de los modelos tardogóticos de Juan Francés. Está integrada por dos cuerpos entre frisos y coronamientos y firmada en una pequeña inscripción que corre alrededor de la bocallave de la cerradura: "HIZO ESTA VERJA JUAN PASCUAL LEON EN EL BURGO DE OSMA. ANO 1901".

Así, vista en su conjunto, la obra de Juan Pascual León se puede incluir en la línea eclecticista que, en la segunda mitad del siglo XIX, abogó por la recuperación de los esplendores artísticos de nuestra Edad Media y Renacimiento, en este caso concreto en la transición entre el gótico y el renacimiento. 

Tras su prematura muerte en 1909 fue su hermano Andrés quien siguió con la tradición familiar y durante años ejerció este oficio en El Burgo y su comarca hasta su muerte en 1953. Ejemplo de ello son los caños de las fuentes de Berlanga de Duero o Caracena, las rejas de algunos panteones del cementerio, etc. Y así hasta nuestros días con Saturnino Pascual, hijo de Andrés, y su hijo, y sobrino nieto de Juan Pascual León, Pedro Andrés Pascual Oliva, "El Broncista", un apelativo popular que va mucho más allá. 

Es la perpetuación de un oficio, el mantenimiento de una saga, es el deber de todos de recordar una de las actividades más genuinas y peculiares del arte español y que hace que nuestras iglesias y catedrales atesoren la mejor colección de rejas del mundo.



BIBLIOGRAFÍA
–ARRANZ ARRANZ, José. "La Catedral de Burgo de Osma" Burlada (Navarra). 1981.
–DE OLAGUER-FELIU, Fernando. "El Arte del Hierro en España. La Forja Monumental" en Summa Artis, vol. XLV. Espasa Calpe. Madrid. 1999.
–NÚÑEZ MARQUES, Vicente. "Guía de la Catedral del Burgo de Osma y Breve Historia del Obispado de Osma." Madrid. 1949.
–VV. AA. "La Ciudad de Seis Pisos." Las Edades del Hombre. Valladolid. 1999.
–VV. AA. "Boletín Oficial del Obispado de Osma". Junio. 1986.


* * * * *

 

 

 

 

Volver

 

 

- Webs optimizadas para Int. Explorer 6.0 / 7.0 / 8.0 - 800x600 y 1024x768 -

Aprodebur - El Burgo de Osma 2005 - 2010
© Designed by Islabahia.com - Spain