(Espacio exclusivo para empresas colaboradoras)

  Hacer pág. de inicio Pág. Principal

   ARÉVACOS - Nº 26   
..

 

LA LEGIÓN CÓNDOR EN EL BURGO DE OSMA 

por Javier Nicolás        

 

El propósito de este artículo-entrevista es, a vuela pluma, comentar el paso de la Legión Cóndor, la ayuda aérea alemana en nuestra guerra civil, pero centrada en nuestra ciudad, en El Burgo. 

En nuestra provincia, en Soria, estuvieron en varios puntos, pero vamos a centrarnos en el aeródromo de El Burgo, instalado en La Rasa, al lado de la azucarera. Para ello acondicionaron todo un campo, que va de La Rasa a Navapalos, lo alisaron bien, y situaron los diferentes hangares para los aparatos, logística, radiocontrol, taller, almacén de munición (bombas) y demás parafernalia.

Bernardo de Blas en 1938, al marchar al frente de Teruel 

Entrevistamos a don Bernardo, burgense de pro que nos desgrana uno de los múltiples recuerdos de su juventud: su relación, como peluquero, de oficiales de la Legión Cóndor, en los tumultuosos años de la guerra civil, 1936- 1939. El maestro de Blas, su padre, con su socio, atendían la barbería de cuatro pueblos: Valdenarros (iban los miércoles y les pagaban con trigo), Barcebalejo y la Olmeda (los jueves, también cobrando en trigo), y finalmente a La Rasa (los viernes). Así aprendería el oficio y así irrumpiría, en 1936, y con 17 años, en su vida, la guerra civil y la Legión Cóndor, quienes estaban aposentados en La Rasa (entre otros sitios).

En La Rasa, enfrente de la azucarera, y al margen de la derecha, camino a Navapalos, allí estaban los hangares y la pista de aterrizaje de los aviones alemanes que cubrían el frente oriental y el frente norte. 

-Allí se podía ver -me comenta Bernardo- las pistas de despegue y aterrizaje, en pleno campo, pero muy lisas. Y los hangares donde cargaban las bombas y el combustible. Era una finca muy grande, enorme. Creo recordar, por lo que vi y me comentaron, que había 21 bimotores, formados en tres escuadrillas, de siete aviones cada uno. Eran bimotores Junker de bombardeo. Luego había un trimotor, que era el que iba a Alemania, y traía cerveza alemana negra, de la buena, y mantequilla y foie-gras.

Un piloto o mecánico sobre uno de los aparatos Meserschmitt ME 109. Foto en La Rasa.

En cada uno de los aviones -cuenta Bernardo- iban unos seis o siete alemanes. Dos pilotos, un observador, el ametrallador, dos mecánicos y el bombardero. Imagina que debía haber una centena de alemanes en total. Y estaban instalados en el Seminario de El Burgo de Osma. He de añadir que también se desparramaron por otras zonas colindantes de El Burgo, como la base que había en Lodares de Osma, en la casa de don Policarpio. Y por supuesto en la misma Rasa también había otros tantos instalados. 

El Seminario se convirtió entonces, como edificio grande y robusto, en base logística de la Legión Cóndor. Los oficiales estaban instalados en casas particulares de El Burgo, pero la tropa y los suboficiales, recalaron en el Seminario. En la Universidad de Santa Catalina estaba instalada parte del aparato administrativo de los alemanes. 

-A mí a veces me decían: ¡pero Bernardo, como tienes estas costumbres tan recias! Y yo siempre les contestaba que a mí me educaron los alemanes. Eran una gente muy sobria, muy disciplinada, con mucho orden. Y muy correctos. Jamás hubo ningún problema con ellos. 

Efectivamente, he podido hablar con muchos campesinos, pastores, y gente mayor que convivió con los alemanes de la Legión Cóndor en aquellos años, aquí por la zona de El Burgo, y todos coinciden en resaltar la corrección y seriedad de los alemanes, frente, por ejemplo, al caos y casquivanismo de los italianos, que eran cosa aparte.

-Allí, en el Seminario -continúa Bernardo- ellos se hacían su comida, tenían su propia cocina y sus propios cocineros, comían a su manera. Siempre desayunaban té, muy rara vez café. Y lo más curioso, que a mí me extrañaba, era que los oficiales venían a comer allí con la tropa, y comían en las mismas mesas y la misma comida. Sin distinciones. Allí veías tan pronto a un capitán o a un comandante que a un sargento, con el plato en la mano, haciendo la cola para comer el rancho. Y algunos se sentaban en la escalinata de la entrada a comer. Cuando aquí en España, ya cualquier sargento, comía en plato aparte…

Messerschmitt ME 109. Esta foto fue tomada en el aeródromo de La Rasa.

Los mecánicos iban al campo de La Rasa dos horas antes que los pilotos, para preparar y revisar los aparatos, de modo que todo estuviese listo y preparado para el despegue. Y tenían salidas cada día. Recuerda Bernardo que él empezó a trabajar con ellos, de peluquero, en noviembre de 1937 y que aquellas navidades la prepararon los alemanes por todo lo grande. Estuvieron allí hasta finales de enero de 1938 en que todo se trasladaría hacia Alfaro, en Logroño, conforme el frente iba replegándose. Y Bernardo marchó con ellos. Hasta abril, donde ya se desplazaron a Zaragoza. Allí Bernardo estuvo pocos días con ellos, pues le llegó la carta para incorporarse a filas, debía ir al frente. Se despidió de los alemanes de la Legión Cóndor, incluso le hicieron un certificado por los servicios prestados y le dijeron que si no quería ir al frente y quería quedarse con ellos, que podían tratarlo. 

Le pregunto a Bernardo, cómo contactó por primera vez con los alemanes de la Legión Cóndor.

-Pues estaba un día yo en la barbería y entró un señor español y me dijo que le afeitase. Al acabar me dio un pesetón. Iba a darle el cambio pues se cobraba 40 céntimos entonces por ese servicio, pero me dijo que me lo quedase de propina. Me pregunta entonces si trabajo yo allí solo, y le digo que no, que está mi padre y el socio. Es entonces cuando se presenta como el peluquero del Estado Mayor Alemán, y me dice que si no me gustaría trabajar cortando el pelo a los alemanes. Yo, la verdad, me acobardé un poco y le dije que lo consultaría con mi padre. Dijo que volvería más tarde. 

Bernardo marchó corriendo a casa a contarle todo a su padre. Lo habló con el socio y cuando volvió el peluquero de los alemanes, el padre de don Bernardo aceptó que el chico fuera a cortarles el pelo como oficial ayudante. Al día siguiente, un viernes -aún se acuerda- se encaminó al Seminario donde estaba instalada la barbería de la Legión Cóndor, en la planta baja.

-Estuve todo el viernes y el sábado, y al marcharme, por la tarde, me dio aquel hombre 35 pesetas, lo que para mí era un fortunón en un trabajo de dos días. Me pagaban sueldo alemán, que era mucho más alto que el español. Yo estaba muy contento con mis siete duros. Al día siguiente, el peluquero español me llevó a La Rasa y me enseñó todo aquello, y comimos en la Fonda. 

Bernardo trabajó siempre en el Seminario cortando el pelo, nunca en La Rasa. Todo alemán, oficial o tropa que quería afeitarse o cortarse el pelo, pasaba por la barbería del Seminario. Y como estuvieron contentos con él y de lo bien que lo hacía, Bernardo llegó a cobrar hasta el 40% de lo que se facturaba en la Barbería, lo que era todo un sueldazo para la época. Había días que casi ganaba las 100 pesetas. Eso sí, los alemanes le precisaron, los primeros días, que llegara a la peluquería a las 9 en punto, pero hora alemana, no española, conocedores de la impuntualidad hispana…

-Hice muy buenos amigos con los alemanes, y bebíamos buena cerveza. Un día me preguntaron: ¿Tú ser católico? A lo que respondí yo que sí. El dijo que también. Había tantos católicos como protestantes. Eran muy buena gente. Y el idioma tampoco fue nunca un impedimento, había un intérprete alemán, pero nos entendíamos con gestos. En cuanto a las bajas, Bernardo recuerda que sólo hubo una pérdida de un avión, una baja. 

He averiguado que hace unos 30 años se quitó una piedra-monolito, que estaba en algún lugar cercano al aeródromo de la Rasa y el grupo de viviendas donde estaban alojados los alemanes. En ella estaba grabada una inscripción en alemán, con una cruz de hierro labrada, presidiendo toda la lápida recordatoria. En este monolito se recordaba la muerte de uno de los pilotos alemanes de la Legión Cóndor afincados en El Burgo de Osma, un tal Karl Ludwig por lo que me ha podido contar, por correo, un ex-miembro de las cuadrillas alemanas que estuvieron por aquí. Al parecer esta baja se produjo allá por el otoño de 1937, por el mes de noviembre, es decir, en medio más o menos de la estancia de la escuadrilla por estas tierras. 

Los lugareños a los que he preguntado decían que no podían entender lo que ponía en el monolito porque estaba en alemán, suponemos, a tenor de otras parecidas que he visto en otros lugares, que se recordaba su acción heroica de guerra, caído en combate por la patria y demás. Lo que sí recuerdan los que he preguntado, es que lo único que se podía leer, en la última línea, es lo de caído por Dios y por España. Hoy ya es historia. 

Nos acercamos a La Rasa con Bernardo, quien me enseña dónde estaba el campo de aviación, que partía un poco más debajo de donde está la azucarera, enfrente, hasta prácticamente el puente de entrada en Navapalos. Hoy es un gran campo de sembrado. Pero igual de liso, de llano, ideal para aterrizar y despegar aviones. Me cuenta que había dos aviones italianos Savoia, pero desconocía si eran pilotados por italianos o por alemanes, pero que los vio allí en alguna ocasión. 

Al parecer, la azucarera tenía en aquella época una chimenea muy grande, que tuvo que ser derruida y trasladada, porque restaba visibilidad a los alemanes de la Legión Cóndor para maniobrar con los aviones. Recuerda perfectamente cómo estaban instalados los aparatos allí y cómo, después de estar tanto tiempo con ellos, incluso le invitaron a dar una vuelta en un avión, concretamente en la retirada desde Alfaro a Zaragoza, pero que, finalmente, no la realizó pues prefirió ir por carretera. 

Esta es la historia sucinta de un periodo histórico muy concreto, pero no por ello menos interesante, de nuestra historia de la guerra civil aquí en El Burgo. En la memoria de muchos ancianos perviven aún los recuerdos “de los alemanes” que pasaron por aquí durante un breve pero intenso periodo de tiempo.

 

 

* * * * *



 

 

 

Volver

 

 

- Webs optimizadas para Int. Explorer 6.0 / 7.0 / 8.0 - 800x600 y 1024x768 -

Aprodebur - El Burgo de Osma 2005 - 2010
© Designed by Islabahia.com - Spain