(Espacio exclusivo para empresas colaboradoras)

  Hacer pág. de inicio Pág. Principal

   ARÉVACOS - Nº 26   
..

 

PRIMERA PROMOCIÓN DEL NUEVO I.E.S. SANTA CATALINA

por Lucía Expósito        

 

DESPEDIDA

Al llegar junio, con los nervios y también los recuerdos a flor de piel, nos llegó a los alumnos de segundo de bachillerato la hora de decir adiós al instituto que durante seis años había sido nuestra segunda casa, o mejor dicho, nuestro segundo “hogar”. 

Después de entrañables momentos, y de duros periodos llegaba ya, inminente, la despedida. Fue entonces cuando el centro nos propuso la celebración de un Acto, pensado por ser nosotros la primera promoción en pasar por el nuevo instituto, y esta iniciativa fue algo que, a la voz de ¡ya!, todos aceptamos. 

Para ser especialmente partícipes en este evento, y mostrar todo lo que para nosotros ha significado y significa el pertenecer al Instituto Santa Catalina, decidimos redactar un pequeño discurso de despedida en el que reflejar nuestros sentimientos y expectativas, y en esa ceremonia, tras el discurso del director Julián del Valle, y antes de la entrega de diplomas, de una pequeña actuación musical, y de un vinito español que siempre recordaremos, leímos el discurso, reflejo del interior de todos nosotros. 

Y es ahora, al inicio del verano, cuando estando ya mucho más tranquilos y relajados, libres de preocupaciones, hemos pensado que sería una buena idea compartir con todos los burgenses y habitantes de su comarca este sentir, y por ello os invitamos a leer el discurso que hace ya casi un mes pudimos leer en el centro al que ya no volveremos, al menos, como alumnos.

Alumnos de la primera promoción

 

ACTO DE DESPEDIDA DE LA PROMOCIÓN DELAÑO 2000

Familiares y compañeros, profesores y demás asistentes, buenas tardes a todos. Es para mí un honor dirigirme a vosotros en esta ceremonia de fin de Bachillerato y Ciclos Formativos que celebra hoy su primer acto en la historia del Instituto Santa Catalina. 

En primer lugar, destacar que nos elogia ser los primeros en recibir este homenaje de despedida, así como el hecho de ser la primera promoción que pasa por el nuevo instituto Santa Catalina, nacidos en el 1988, que llegamos aquí en el año 2000 y que hoy de nuevo miramos con expectación al centro para celebrar, en parte con pesar, que después de seis largo años, lo abandonaremos. Es ahora tiempo para reflexionar, recordar y mirar al futuro. Podría decirse que hoy terminan nuestros días en el centro, unos días durante los que hemos convivido en las aulas con otros jóvenes de intereses y puntos de vista muy diferentes con quienes hemos compartido los nuestros propios a lo largo del aprendizaje académico. 

Creo hablar con objetividad al decir que, al final de esta etapa educativa, hemos conseguido una buena formación intelectual que nos permitirá seguir avanzando en nuestros estudios. Pero al mismo tiempo, hemos tenido la oportunidad de convivir en un centro plural en el que se nos ha permitido intercambiar vivencias no solo entre nosotros sino también con el profesorado y personal no docente y con alumnos de otros lugares y culturas. De esta manera hemos podido conocer la realidad social en toda su diversidad para estar mejor preparados ante la tolerancia y el respeto. Y es esta, la formación personal que nos permitirá seguir avanzando en nuestras vidas.

Padres y profesores, es por esto por lo que queremos celebrar con vosotros que hemos llegado al final de una etapa, no solo educativa, sino también personal. Llegamos aquí siendo unos niños de doce años y tras días y días corriendo por los pasillos y dando guerra en las aulas, tras deberes y exámenes y tras algún castiguillo que otro, hemos ido configurando nuestra personalidad que, creemos, nos han convertido en los jóvenes, casi adultos, que ahora tenéis ante vosotros. A los profesores quisiéramos agradeceros vuestro esfuerzo por darnos una formación sólida que nos ha permitido entender las claves de vuestras materias. 

Este esfuerzo que habéis realizado, sumado al que por nuestra parte hemos puesto, seguro será útil para nuestro futuro. A veces puede parecer, especialmente en el bachillerato, que en ese afán por dar toda la materia y terminar el programa nos queda poco tiempo para el diálogo y para conocernos como personas. Pero el hecho de que los años están ahí, y de que Santa Catalina siempre ha destacado por la buena relación entre profesores y alumnos, han hecho que esto no haya sido un obstáculo y que entre examen y examen hayamos tenido tiempo para hacer bromas, pasar grandes momentos con vosotros así como decorar el horario de exámenes en la clase de sociales o ambientar “navideñamente” la clase de ciencias. 

Y es a esa característica tan humana de Santa Catalina a la que le debemos tanto, porque no hay duda de que hoy no seríamos las personas que somos de haber pasado por otro centro. Por eso os agradecemos, profesores, esos juegos populares, charlas informativas, excursiones a museos e incluso desayunos americanos que hemos realizado en las jornadas culturales de todos estos años.

Los estudiantes en París

Y si de excursiones se trata hay, 26 aún, mucho más que agradecer: inolvidables intercambios culturales y perennes recuerdos de ese viaje de fin de curso. Perennes recuerdos son también las celebraciones de nuestra patrona, Santa Catalina, con sus actos culturales, su chocolatada, sus partidillos y cómo no, los karaokes. Por todo esto, muchas gracias al instituto Santa Catalina y a vosotros profesores, porque habéis sido parte de nuestras vidas y los seréis siempre de nuestros recuerdos. 

Esta nueva etapa se nos presenta llena de incertidumbres. ¿Y si no apruebo la PAU? ¿Qué haré si no me admiten donde yo quiero? ¿Habré elegido bien? Ante esto, compañeros, os digo, como a mí misma, que no os agobiéis, pues como dijo Hamlet ante la calavera, la cuestión está en el ser: mientras uno existe puede avanzar, tropezar, cambiar el rumbo y, si es necesario, volver a empezar. Y si la cuestión del agobio son las notas que han hecho poner la vista en septiembre, igualmente no os agobiéis, pues todos tenéis unos talentos y virtudes diferentes y propios, y aunque unos brillan más que otros en el ámbito académico, todos esos dones son igualmente válidos y necesarios para la sociedad, así que dicho esto, olvidad los temores e hincad los codos. 

También agradeceros, padres, la comprensión durante estos últimos seis años, que han venido cargaditos de hormonas transportadoras de disgustos y alegrías y, muy especialmente, el apoyo durante estos días de presión.

Y ya, sin más, la despedida: Profesores, esperamos que podáis contener el aliento para no llorar ante este hasta luego, pues no es un adiós, ya que vendremos de visita tanto como podamos y siempre que nos dejéis. A vosotros, padres, que no os pongáis demasiado melancólicos pensando que vuestros pequeñines ya se van de casa, porque además de las visitas de todos los meses, lo más seguro es que una vez terminada la carrera nos tengáis en casa hasta casi los treinta. 

Y a nosotros, compañeros de letras, sociales y ciencias, que tengamos fortaleza y optimismo, y ya que por nuestra condición humana no podemos aspirar a la felicidad completa, que nunca perdamos la ilusión y la alegría, y que tengamos muchísima suerte en nuestras vidas.

 

 

* * * * *



 

 

 

Volver

 

 

- Webs optimizadas para Int. Explorer 6.0 / 7.0 / 8.0 - 800x600 y 1024x768 -

Aprodebur - El Burgo de Osma 2005 - 2010
© Designed by Islabahia.com - Spain