(Espacio exclusivo para empresas colaboradoras)

  Hacer pág. de inicio Pág. Principal

   ARÉVACOS - Nº 30   
.


Editorial

CRÍTICAS BLANDAS

 

Llega el verano y en nuestro pueblo todo sigue igual.

Bueno, no todo. Pasaron las elecciones y apenas hubo cambios, tan sólo retrocedió quien nos proponía “avanzar juntos”, y avanzó aquél partido que se presentó con caras nuevas y “talante” viejo, pero ofreciendo diálogo, que siempre es de agradecer. El vencedor final, el de siempre, como era de esperar y con todo merecimiento, pues, a su favor tuvo más electores que nunca, superando, incluso, zancadillas de envidia y de rencor, odios personales que en nuestro anterior editorial (Arévacos 29) pedíamos olvidar.

Lástima que los resultados no pudieron celebrarlos a toque de campana, hubiera sido novedoso, pero las campanas de la Plaza Mayor, del Ayuntamiento, hace tiempo que no tocan y no se sabe si alguien vendrá a repararlas. Una señora nos decía, no hace mucho, que no puede dormir sin las campanas que siempre tocaron en sus horas de vela y preguntaba ¿Podéis, los de Aprodebur, hacer que las arreglen? Pues no, querida señora, nosotros no podemos pero aquí queda dicho, por si alguien toma nota.

Llega el verano, y suben los precios hasta lo indecible. Y menos mal que con eso de los euros las cifras parecen pequeñas, pero tómese un café en la plaza o acuda a cenar a un restaurante “de renombre” y verá como le queda un algo de resquemor. Luego dirán que la gente no gasta, que no hay un duro. Cierto pero, lo uno, porque vamos aprendiendo, y lo otro, porque aquí también han llegado las subidas del EURIBOR, de las hipotecas, para entendernos.

Llega el verano y nos preguntamos si tanta vivienda en construcción se venderá fácilmente y servirá para fijar población sin necesidad de presentar ese alegato —el de la necesidad para fijar la población— para derruir fachadas en la calle Mayor estableciendo, por parte de “Patrimonio”, una peligrosa base para la comparación y, tras ella, los derribos a mansalva.

Llega el verano y vemos como a más habitantes, más ropa tendida en los balcones. Basta pasear por las calles y plazas principales para ver toda clase de prendas íntimas ondeando, como banderas de bienvenida, a la vista de los ansiados turistas que ya, desde la mismísima plaza de la Catedral, y nada mas acceder al recinto histórico, pueden contemplarlas. ¿Quieren calles, plazas y números de portal para una fácil localización de esta vergonzante costumbre? Quizá en otra ocasión publiquemos un reportaje fotográfico como prueba de lo que aquí se dice. ¿Ordenanzas Municipales para evitarlo? Pues sí, las hay. Pero en fin, llega el verano y hemos de hacerle alegre.

Llega el verano y se nos ofrecen actos y actividades que debemos aprovechar, recuerden que aquí el invierno es largo y… triste. Muchas cosas podemos hacer, mucho nos regala la Concejalía de Cultura, y otras Asociaciones, y muchas cosas, en familia o entre amigos, podemos acometer, ¿Les apetece una excursión a Tiermes? ¿Cuánto hace que no visita los museos de la Catedral? Y sus hijos ¿los conocen? Cualquiera de esas cosas es más barata que media docena de cañas en la plaza o que una cena en un restaurante “de renombre”.

Llega el verano, aprovechémoslo y pasemos unas felices vacaciones. La Junta Directiva de Aprodebur se lo desea de todo corazón.

 

 

* * * * *

 

 

 

 

 

Volver

 

 

- Webs optimizadas para Int. Explorer 6.0 / 7.0 / 8.0 - 800x600 y 1024x768 -

Aprodebur - El Burgo de Osma 2005 - 2010
© Designed by Islabahia.com - Spain