Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 1999 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces

Se ha tenido que estropear el televisor para descubrir que se tiene tiempo para leer, para escribir, para pensar, para los demás. También se ha impuesto la voluntad de experimentar la sensación especial que produce encontrar tu Poder Personal cuando, ante la posibilidad de arreglarlo inmediatamente, decides aguantar a las fieras salvajes del subconsciente y por fin tener una charla tranquila y sosegada con tu consciente.

En un primer momento un ruido natural y cotidiano comienza a echarse de menos, una posición y una actitud mecánica se acaba de quedar sin trabajo. ¡Qué increíble: la televisión se apunta a la lista del paro! Todo un descubrimiento para la Serenidad y la Quietud que están nuevamente a tu alcance después de un largo destierro, ajenas a un bombardeo de imágenes que ponía en marcha esa máquina de la cabeza, descontrolada para uno mismo, pero controlada por unos desconocidos desde las sombras. Ahora comprendes que intentar pasar desapercibido y vivenciar tu intimidad mientras estás en esa primera plana rectangular, hogar perpetuo de otras «realidades», era convertir de forma irremediable esa intimidad en un sueño inalcanzable. Continua contradicción que con cada encendido recibe su porción de comida, su afianzamiento. Está claro que para descubrir ese primer plano de la verdadera Realidad, en ocasiones, tienes que distanciarte de ella kilómetros, se hace necesario poner coherencia e inteligencia entre uno mismo y ese rectángulo «luminoso» capaz de convencerte de lo más increíble, que eres Libre, libre de cambiar de canal, pero nunca de salirte de alguno de ellos.

Pero ahora viene la travesía del desierto, pues con esa alegría descubierta en tu Libertad recién estrenada, también aparece toda la artillería pesada de una sociedad mediatizada. Y el primer cañonazo tiene el olor de esa pólvora mojada llamada «cultura». Con ella intentarán convencerte de tu equivocación, ahora vienen las explicaciones sobre los buenos documentales, lo didáctico de un programa perdido en horas perdidas. Cualquier razonamiento es válido si se consigue volver a enchufarte.

Sin embargo, cuando nuestra sangre se tiene que limpiar de todas las impurezas que circula por ella, se requiere una medida decidida y sin dudas. Es imprescindible un apagado exterior y una transfusión de CONSCIENCIA para el encendido Interior. El mando a distancia no puede convertirse en un miembro más de la familia, no debe tener todo nuestro «tiempo», ese espacio en la casa y ese infinito poder sobre la mente.

Con las cosas claras y el entendimiento en su lugar, ahora que te vuelvan a contar eso de la cultura y la libertad que siempre tienes cuando el mando esta en tu mano, pero tu mundo lo tiene él. Esta experiencia se puede convertir como en ese pulso que, de vez en cuando, echamos a los hábitos para probar nuestra Voluntad y rescatarla del cuarto trastero donde se encuentra. Pero cuando se ha desmontado toda esa trama que se desarrollaba en tu propia mente, el enemigo se muestra con claridad y tengo la intuición de que el combate será duro y que a la más mínima debilidad en forma de aburrimiento, pereza o egoísmo saldré corriendo para llamar al técnico. Sé también que ir en contra de la corriente de 220 es como ser el representante del Hombre de Cromagnon a las puertas del Siglo XXI. Pero algo en mi interior me induce a sentir que cuando uno descubre una veta después de mucho trabajo, es cuando la intensidad debe ser mayor. Una vez encontrada la mina de la LIBERTAD, sólo existe una vía de esfuerzo y alegría para trabajar en ella y que no es otra que la practica, practicarla sin descanso, compartirla sin desanimo.

Una nueva televisión se apunta a la lista casi en blanco del paro. Pero, afortunadamente, yo he salido de esa lista y ahora tengo trabajo. Tengo la LIBERTAD de trabajar.

¡Qué noticia, compañeros de viaje!





 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep