Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 1999 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces


El 19 de octubre del próximo 2000 se cumplen 200 años de la fecha en que el Ayuntamiento, el Clero, las comunidades religiosas y el pueblo de la entonces Villa de la Real Isla de León, reunidos en sesión extraordinaria, acordaron impetrar el auxilio del Patriarca San José con motivo de la epidemia de fiebre amarilla que asoló a la población y que en pocos meses (agosto-octubre de 1800) causó la muerte a más de 4.000 personas.

El voto, leído ante dichas representaciones en la iglesia mayor parroquial de San Pedro y San Pablo por el notario público y escribano de Su Majestad, Pedro Alcántara y Correo, dice así:
 
 "VOTO. Omni-Potente Señor, Dios de las Misericordias y de todo Consuelo: el clero, Ayuntamiento, las comunidades religiosas, las órdenes y clases de este pueblo a quienes representamos, postrados ante vuestra adorable presencia, confesamos por nuestras culpas acreedores al justo enojo que nos manifiestas, imploramos humildes vuestras misericordias por los méritos de la siempre Virgen María, vuestra Madre, y de especial intercesión del Patriarca Señor San José, a quien ofrecemos una perpetua festividad en el día de sus Desposorios con asistencia de ambos cabildos y ayuno en su víspera, asegurando, Señor, ante vuestro Divino acatamiento y sobre vuestros Santos Evangelios, la observación de este solemne voto, por nosotros, el pueblo y su posteridad, confiando, Señor, nos dispensarás tu misericordia, apiadándote de este angustioso pueblo. Dígnate, Señor, Dios inmenso, oír nuestras súplicas y aceptar el voto, benignamente, como humildes te pedimos y esperamos de tu infinito amor".

A los pocos día empezó a decrecer la epidemia, habiendo desaparecido casi por completo a fines de noviembre. En vista de tan satisfactorio resultado, y para perpetuar tan fausto acontecimiento, acordó la Corporación Municipal, en sesión del 23 de noviembre del mismo año, colocar en la sala capitular y en lugar preferente un cuadro con la efigie del Santísimo Patriarca, con la descripción al pie en que consta el voto que se le hizo y los maravillosos efectos logrados por su intercesión.

El cuadro, como es sabido, figura en el salón de sesiones del Ayuntamiento de San Fernando, pero el voto que se hizo para su cumplimiento los días 25 y 26 de noviembre de cada año, permanece en el olvido desde hace un cuarto de siglo. Si ese cuadro en la sala capitular es un recuerdo permanente, no es lógico que se olvide el homenaje a los 4.000 isleños muertos en la epidemia de fiebre amarilla y de reconocimiento al Patrono de la Isla, que lo es por acuerdo de 20 de marzo de 1766, tras haber sido creado el propio Ayuntamiento de la entonces villa el 27 de enero del mismo año, segregado de la capital de la provincia, y que pasaría a ser ciudad con el nombre de San Fernando, por Decreto de 27 de noviembre de 1813, en premio a su heroica defensa contra el francés invasor en el histórico Puente Zuazo.

Se dijo en páginas periodísticas, con fecha 19 de octubre de 1986: "Si no se cumple el voto, ¿por qué está el cuadro en el salón de sesiones...?" Creen muchos isleños que es asunto muy importante que debiera considerarse por los actuales rectores.






 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep