Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2000 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces

El diccionario define el Tiempo como «Medida del devenir de lo existente», y también como «El mismo devenir como sucesión continuada de momentos», o como «El existir del mundo subordinado a un principio y un fin, en contraposición a la idea de eternidad»... Y aún nos da otras muchas acepciones.

«El tiempo es un niño que juega al ajedrez», aseguraba Heráclito. La naturaleza del tiempo es aún un misterio imposible de resolver hoy por hoy con nuestros conocimientos. Por ello, dejemos que los científicos, abordando ya el s. XXI, nos vayan aportando conclusiones sobre la misma. Nuestra idea aquí es exponer sus misterios y curiosidades.

Veamos algunas de ellas.

Contemplar las estrellas en una noche clara, impone. Casi todo el mundo ha visto las tres estrellas de la Constelación de Orión, así como Betelgeuse y Rigel. Sin embargo, pocos saben que la luz de Betelgeuse emplea doscientos setenta y cinco años para llegar hasta nosotros. Dicho de otro modo, ahora la vemos como era cuando el zar de Rusia, Pedro el Grande (1672-1725), daba sus últimas boqueadas en San Petersburgo. La estrella Rigel está todavía más lejos, a quinientos cuarenta años luz. Ahora mismo la observamos, no como es en la actualidad, sino como era en los días en que Enrique el Navegante colonizaba las islas Azores y Cabo Verde (1460).

Cierta noche, un astrónomo de Greenwich estudiaba la estrella polar. Eran cerca de las cuatro de la madrugada cuando se decidió a telefonear a su colega del observatorio de Monte Palomar para verificar sus observaciones. Eran las ocho de la tarde en California y su colega americano estuvo de acuerdo en observar la estrella. Pronto los dos astrónomos estuvieron preparados para estudiar la estrella «al mismo tiempo», aunque uno de ellos estuviera en las últimas horas de la noche y el otro en su principio. Todavía hay más: los dos sabios iban a estudiar la estrella polar tal como era en 1950, puesto que la luz de esa estrella tarda cincuenta años en llegarnos.

El anillo de la Vía Láctea está compuesto de millones de estrellas que están alejadas de nosotros por miles de años-luz. En el hemisferio sur se pueden ver las Nubes de Magallanes, extenso manto de estrellas situado «cerca» de la galaxia de nuestra Vía Láctea, a una distancia de la Tierra del orden de ciento cincuenta mil años luz. Ello significa que si la observamos esta noche se nos aparecen igual como eran cuando el hombre primitivo del Paleolítico descubrió el fuego.

La galaxia 3C-295 en Boötes está a cinco mil millones de años luz del sistema solar. Sencillamente, el astrónomo estudia la antigua imagen de esta galaxia, o sea, una imagen que procede de un tiempo en que la Tierra no existía.

Naturalmente, tampoco es instantánea nuestra percepción del Sol en el cielo: lo que vemos y sentimos ahora mismo son unos rayos emitidos por el astro ocho minutos antes. La misma centelleante Venus es una representación de aquel planeta como era hace dos minutos.

No hay ningún objeto en el espacio que pueda ser visto instantáneamente. Por rápida que sea la velocidad de la luz -300.000 km. por segundo- necesita de un tiempo para llegar a nuestro mundo.

La estrella más próxima a la tierra, Alfa de Centauro, está a 4,3 años luz. Puede explosionar en este instante y aún la seguiríamos viendo como si existiera durante más de cuatro años.

Así, pues, muchas estrellas en el cielo no son más que «fantasmas de estrellas».






 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep