Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2000 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces

Hoy he asumido el reto de escribir, y no sobre mi actitud ante los acontecimientos, que surgen a cada instante a mi alrededor, alrededor de todos. Hoy quiero cerrar las puertas a esa reacción primaria de posicionarme ante un hecho que viene del exterior, que se lanza al aire abstracto de la sociedad para que sea diseccionado y repartido de diferentes manera entre la multitud.

El peligro al que me enfrento pasa necesariamente por ver qué existe más allá de los esquemas mentales, más acá de las normas establecidas, que, aun siendo injustas, no dejan de ser una tabla de salvación para toda la gama de comodidades que nos representan a cada uno. Evidentemente, algo extraño ha tenido que sortear todos los controles de la razón y la lógica para aventurarme a buscar en los silencios insondables del ALMA.

Sin embargo, acepto la oportunidad de encontrar a esa Esencia o Entidad desconocida que pudiera ser la portadora de las eternas aguas de la coherencia, las ansiadas aguas que consigan, por fin, dar de beber al caminante del desierto de las posesiones, de las falsas necesidades.

Y es aquí donde reside el primer reto a superar, confiar en un silencio inmenso, sin medidas y sin referencias que puedan fijarse en una mente fría y cartesiana. El mismo silencio que continuamente es desterrado a los últimos rincones del reino de la soledad, a los campos de un olvido, paradójicamente más real que todas nuestras «realidades» juntas.

Pero he tomado la decisión de aceptar la aventura y no voy a retroceder porque un enemigo secular como el Silencio pueda demostrarme que, en realidad, es uno de los mejores amigos y consejeros que siempre está presente.

Y sabiendo que ese mismo silencio es el puente mágico sobre el cual puedo realizar el transito hacia los bosque animados de la Soledad, realmente empiezo a experimentar sensaciones casi olvidadas en medio de tantos guiones, desconocidos, pero ejecutados de forma automática y sin la más mínima posibilidad de ser recreado, de ser soñado...

«Ahora, pasando el puente, una bruma me llega a la cara, unas gotas de rocío me circundan sin sentir la sensación de estar mojado, es como si las gotas de agua flotaran ingrávidas alrededor de todo mi cuerpo. También comienzo a percibir cómo una música surge de todos los rincones, haciendo imposible el reconocer un lugar concreto en el cual se pudieran formar esas notas estelares, más bien provenientes de un espacio galáctico que de un bosque terrestre.

Un momento para respirar profundamente y situar las coordenadas de mi ser en este lugar. Mirando al suelo observo que la tierra es una mezcla de hojas secas de todos los colores inimaginables. Predominan los pardos y rojizos, aumentando, aun más si cabe, ese factor irreal y mágico a la experiencia.

Creo que sin saber realmente dónde estoy no puedo negar que ni el miedo ni la angustia tiene la menor cabida en esta Realidad Fantástica. Con serenidad y confianza comienzo a caminar por este paisaje de ensueños. Y la primera sorpresa es comprobar que los pies no tocan el suelo, ninguna de las hojas son pisadas, ni siquiera movidas por el desplazamiento de los pasos. Me deslizo como flotando en un colchón de aire, sin el más mínimo esfuerzo. Unos árboles centenarios van pasando a los lados de mi camino y otros aparecen saliendo de ese velo que comienza a ser dorado. Definitivamente, una Felicidad Interior calmada y plena ha desplegado su encantamiento para sentirme totalmente integrado a un paisaje que ahora me ofrece los primeros rayos de un Sol inmenso, dador de Vida, rebosante de una nueva energía creadora, de ensueño.»

¡Qué grata sorpresa me tenía reservada esa Esencia extraña que soy YO, cuántas aventuras no he vivido por dejar que ese guión oscuro y calculador levantara un muro de miedo ante el bosque encantado que habita en mí desde el principio, desde siempre.

Cuánta Belleza esperando nuestra presencia, cuánta Alegría almacenada deseando ser compartida con los demás, contigo mismo.

Qué cósmica música desarrollándose en el Silencio, cuántas caras amigas presentes en compañía de la Soledad.

Y ahora, centrado en las coordenadas azules de un Interior verde (?), comenzaré a contar muchas aventuras, tantas, que seguro que en cada una de ellas estaremos todos eternamente presente.





 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep