Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2000 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces

OBSERVATORIO DE LA ISLA DE LEÓNDe Cádiz pasa Julián a la Isla de León a seguir el curso de Estudios Sublimes de Matemáticas, que se inició en la Academia de Guardias Marinas de Sacramento y termina en febrero de 1792. El 1 de marzo de 1791 había ascendido a teniente de navío. Durante el primer año del curso realizó tareas semanales para el Observatorio y en los dos siguientes ocupó el puesto de ayudante de las Compañías de Guardias Marinas.

Por Real Orden de 26 de marzo de 1793 regresa al Observatorio para dedicarse a las tareas astronómicas, y con ocasión de la guerra contra Francia embarca el 13 de julio de 1793 en el navío Concepción de la escuadra de don Juan de Lángara, que zarpó para la primera campaña del Mediterráneo. Se encontraba en su gran desarbolo sobre Málaga y permaneció allí hasta su difícil navegación a Cartagena, donde se le efectuó una rápida reparación. Una vez realizada ésta, zarpó rumbo a Tolón, desde donde, con la evacuación de las tropas combinadas, regresa a Cartagena con la escuadra. En Tolón Ortiz-Canelas había sido desembarcado y destinado al servicio de Ingenieros del Ejército y, por orden del general jefe de las tropas, quedó en el puerto de Malbusquet, fortificando esta avanzada bajo el fuego de mortero y cañón de las baterías enemigas, hasta el abandono del fuerte por orden del general jefe.

Regresa al navío Concepción, donde se halla destinado hasta el 15 de febrero de 1794, en que pasa al navío Santa Isabel, el cual arriba a Cádiz formando parte de la escuadra mandada por don Tomás Gayangos. El 24 de mayo desembarca por encontrarse enfermo de gravedad, afectado por calenturas pútridas.

Una vez repuesto, el 14 de julio siguiente embarca en el navío Glorioso, de la escuadra de don José de Córdova, efectuando una campaña sobre el cabo San Vicente en la guerra contra Francia. El 24 de noviembre del mismo año es trasladado al navío San Fulgencio, en el que zarpa de Cádiz para El Callao de Lima a finales de febrero de 1795. Efectúa navegaciones por el cabo de Hornos en riguroso invierno, arribando al Río de la Plata a los ciento treinta días de penosa navegación. Efectuadas algunas reparaciones en el navío, el buque regresa con caudales a Cádiz en julio de 1794.

El 9 de julio de 1796 pasa a la fragata Nuestra Señora de la Paz, de la escuadra de Lángara, haciendo toda la campaña de dicha escuadra en el Mediterráneo en la guerra contra Inglaterra, persiguiendo a la flota enemiga sobre las costas de España, Francia e Italia.

Tomó parte en el desgraciado combate del cabo San Vicente el 14 de febrero de 1797. El 3 de julio siguiente desembarca por enfermedad y, aún no restablecido, vuelve a embarcar a primeros de febrero de 1798 en el navío Intrépido, de la escuadra de don José de Mazarredo, que batía a la flota inglesa que bloqueaba Cádiz.
El 24 de abril de 1798 se le ordena actuar de defensor del capitán de navío don José Butler, comandante que había sido del Conquistador durante el combate de 14 de febrero de 1797.

Por Real Orden de 23 de septiembre de 1798 es destinado al Observatorio de la Isla de León con la misión especial de verificar las tareas del ramo de «longitud geográfica», tarea que realizó hasta el 23 de mayo de 1802, en cuya fecha embarca en el navío Bahama, de la escuadra de don Domingo Navas. El 15 de febrero de 1803 regresa a su destino de director del Observatorio, puesto para el que había sido nombrado en interinidad y fuera de antigüedad el 5 de octubre de 1801, relevando a don Rodrigo Armesto, que había pasado a situación de retiro. El 2 de julio de 1804 es ascendido a capitán de fragata, siendo nombrado director en propiedad por Real Orden del día siguiente.

El 29 de noviembre de 1804 el Consejo Supremo de Guerra le autoriza a contraer matrimonio con doña María Concepción González Navarro.

Durante su permanencia en el Observatorio organiza y dirige la publicación del Almanaque Náutico que había sido iniciada en 1791 por Vimercati. Su objetivo era conseguir unas efemérides útiles y prácticas para el navegante, dotadas de la mayor actualidad científica posible y calculadas directamente y en su mayor extensión en el Observatorio.

En una labor sistemática que comprende la publicación de los volúmenes de los años 1803 al 1813, introduce directamente en los cálculos el meridiano de la Isla de León; adopta las tablas y las teorías modernizadas; utiliza los métodos de interpolación más precisos; reduce el intervalo de interpolación de la Luna de acuerdo con las necesidades del navegante y llega, por último, a hacer independientes nuestras efemérides de las del almanaque inglés, que había servido hasta entonces como modelo, este último mediante el cálculo propio de las distancias lunares al Sol y a una selección de estrellas, selección que también sería observada en los programas astronómicos del Observatorio.

En sus deseos de proporcionar el Almanaque Náutico a nuestros navegantes con tiempo suficiente, llegó éste a editarse con una antelación de hasta cuatro años.

Su ofrecimiento para trabajar en la confección de los almanaques náuticos tuvo lugar el 16 de noviembre de 1809, siendo aceptado por el Supremo Consejo de Regencia el 13 de noviembre de 1810, legislándose posteriormente que dicha tarea y lo que ella pudiera producir correspondiese privativamente al Real Observatorio Astronómico de la Isla de León.

Sus trabajos prácticos en Astronomía y su aportación científica aparecen en las series de observaciones y memorias publicadas en apéndice de los almanaques de los años 1804, 1807, 1809 y 1810. Estos trabajos han sido comentados y reconocidos en la historia de la Astronomía y en los tomos de la Connaissance du Temps francesa de la época.

Mantiene, a propósito de sus trabajos, en particular en los que se refieren a la determinación de las diferencias de longitudes entre observatorios, una interesante correspondencia que le acredita entre los sabios astrónomos de entonces, en particular ante Labande, antiguo profesor de Astronomía, y ante los directores de los Reales Observatorios de París y Viena, Mechain y Treinecker, respectivamente. Esta correspondencia, naturalmente, revierte en el prestigio del Observatorio de la Isla y confirma su utilidad práctica.

El 24 de mayo de 1818 asciende a capitán de navío. Una Real Orden de 7 de marzo de 1813 dispone se le concedan seis meses de licencia para trasladarse a Londres, con objeto de atender al restablecimiento de su salud, pues había de sufrir una operación de garganta. El 27 de agosto siguiente se le prorroga la licencia por otros seis meses, y debido a nuevas solicitudes se le concederían tres licencias más: 17 de septiembre de 1814 para estancia en París, 22 de abril de 1815 y 31 de mayo de 1816 para estancia en Londres. A este respecto en el Archivo General de Marina consta la copia de una certificación expedida por Mr. Astley Cooper, cirujano del Hospital de Gay, describiendo los dos grandes pólipos que tenía Ortiz-Canelas en la garganta, que le extrajo dejando raíces. La causa del origen del mal se hallaba en los aires húmedos, el uso de alimentos salados, picantes y, sobre todo, en los trabajos lentales del enfermo en las observaciones astronómicas y cálculos. Reputaba la enfermedad como incurable y sólo paliativa con el tratamiento de medicamentos que se indicaban y con moderado trabajo del paciente.

La ocultación de 30 de julio de 1812 fue el último trabajo que realizó Ortiz-Canelas antes de su marcha a Inglaterra.

Por la ausencia del director del Observatorio, una Real Orden de 7 de mayo de 1813 nombra director interino al brigadier don Joaquín Francisco Fidalgo, teniente de la Compañía de Guardias Marinas de Cádiz y antiguo maestro de Matemáticas de la misma, pero como éste, desde el 10 de septiembre de 1812, desempeñaba en comisión la dirección del Colegio de Pilotos de San Telmo de Sevilla, se designa el 17 de octubre para la dirección del centro, también interinamente, a don José de la Cuesta. Fidalgo, que el 25 de septiembre se había reincorporado a su cargo en Sevilla, no deseaba ser director y propuso a su antecesor José de la Cuesta. Éste, como Ortiz-Canelas, conocía varios idiomas.

El 9 de julio de 1813 se dispuso que en el Observatorio se impartiese el curso de Astronomía, una vez que los oficiales dedicados a los Estudios Mayores se encontrasen con aptitud para iniciarlo. Esta práctica sería habitual en lo sucesivo.

Por Decreto de las Cortes de 2 de septiembre de 1813 se había adjudicado a la Oficina de Efemérides la plantilla de cinco calculadores y dos meritorios. Al mes siguiente se estableció que para cubrir esas plazas el director del Observatorio debía elegir a los más aptos que pudiese haber en las brigadas de Artillería de Marina. Pero nada se determinó sobre un plan de tareas en esta oficina, que fue presentado con sucesivas adiciones desde 1808 a 1813 por calculadores de ella.

En el año últimamente citado, el director interino que regía entonces, don Joaquín Francisco Fidalgo la formula por la vía reservada de Marina el 5 de agosto de 1813 compuesta de 23 folios y en ella ofrecía solucionar los problemas de personal existentes, referentes a los oficiales fijos y a los calculadores de Efemérides o alumnos de segunda clase. Este plan reafirmaba varios extremos del que había presentado Ortiz Canelas a principios de 1812

A su paso por París, y durante su estancia en Inglaterra, examino Ortiz-Canelas algunos instrumentos de astronomía en relación con la modernización del Observatorio.

(Continúa en el próximo número)







 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep