Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2000 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces


Arsenal de la CarracaEn su obra "La Ciudad de San Fernando, historia y espíritu", su autor Salvador Clavijo informa ampliamente sobre las dos solemnidades al aire libre que se celebran todos los años en los extremos Norte y Sur (Arsenal de la Carraca y Cerro de los Mártires): la del Arsenal en abril y la del Cerro el 23 de octubre. De esta última ya se informó en la edición de la Revista de octubre de 1997.

Por lo que respecta a la tradicional "Bendición del Mar" (cuyos datos históricos facilita a sus invitados el Arsenal), la celebración periódica corre a cargo de la Marina de Guerra, y a tan emotiva ceremonia se asocian las clases civiles, en recuerdo del maremoto de 1755, que, aun cuando sentido con más intensidad en la capital de la provincia, no por ello dejó de entenebrecer los ánimos isleños, ante la casi evidencia y temor fundados en que los estragos llegarían a la Isla.

El día de Todos los Santos (1º de noviembre de aquel año), cerca de las 10 de la mañana, se inició un gran temblor, seguido a la hora (hacia las 11), de un movimiento del mar que llevó las aguas, por la parte de Cádiz, en irrupción incontenible hasta inundar los parajes de La Caleta y de las dos puertas, la de Mar y la de Tierra.

El obispo de la diócesis era fray Tomás del Valle, tan querido en la Isla de León.

Los dominicos expusieron la Virgen del Rosario en el pórtico, vuelto el divino rostro a la Bahía.

El triunfo del Rosario, que hoy persiste, una vez reconstruido en la población vecina, significó el agradecimiento colectivo de Cádiz al verse librada del mar inopinado.

El proyecto fue obra de don Torcuato Cayón (también su memoria muy admirada y querida en la Isla por los bienes materiales que de su mano concedió a la misma), que aquel día, como tantos otros, trabajaba a las órdenes de su tío don Gaspar Cayón, maestro mayor.

Dice en una relación un padre jesuita anónimo (que utilizó al padre Feijoó en una de sus cartas eruditas, y recordado en 1955 por el historiador don Hipólito Sancho), «que se juntaron los mares por el arrecife, destruido casi por la acción de las dos primeras olas.»

Y se añade: «a los que huyendo de Cádiz buscaron su asilo en la Isla, raro el que escapó de la muerte, muchos cargueros, pasajeros voluntarios, traficantes.

Se cree bien crecido el número de los que perecieron en este sitio. Algunos cadáveres se han hallado y traído a Cádiz y otros a la Isla; se buscan más por la Caridad, pero la resaca de ambos mares los habrá extraído y, aunque parezcan pocos, siempre estaremos en que se ahogaron muchos hombres y mujeres...»

En la Isla no se produjeron daños materiales, pero fue tal la evidencia del peligro que la Marina hizo voto solemne de celebrar la Bendición de las aguas en gratitud imperecedera, por haberse salvado la roca carrasqueña y sus habitantes de una catástrofe, tan vaticinada por la cruenta realidad manifiesta.

Como ha dejado dicho el inolvidable padre José María Franco, "las bendiciones del mar en nuestra Carraca, cuando Cristo Eucaristía es portado ante el muelle de San Fernando, hinchado de dulzura el divino pecho... su mirada es arcoiris encima de las aguas... Cádiz, Rota, Los Puertos, salen a la orilla para verle.

Los cañones actúan y las palomas de los disparos, cuerpos de pólvora y alas de humo, iban a seguir las rutas de emoción abierta por los ojos de Jesús..."

Esta conmemoración fue cayendo en desuso, siendo renovada el domingo día 22 de abril de 1888. Un cronista de la época lo relata así: "El acto se celebró con gran pompa y lucidez, asistiendo los señores generales, jefes y oficiales del Arsenal y del Departamento y de los barcos surtos en los caños; organizándola el señor cura párroco del Arsenal Dr. don Mariano Medina y efectuándose la procesión con la imagen de San José que se venera en la capilla del presidio de Cuatro Torres y S.D.M. bajo palio conducida por el cura del Arsenal, acompañándola los jefes y oficiales de todos los Cuerpos de la Armada con cirios y las familias residentes en el Establecimiento, Secciones de Infantería de Marina y Marinería.

La batería del muelle de San Fernando hizo las salvas de 21 cañonazos al salir del atrio de la iglesia la procesión, a los acordes de la Marcha Real, interpretada por la música de los Tercios de Infantería de Marina del Departamento y repique general de campanas, alfombrándose el piso de flores y hierbas olorosas, cubriendo la carrera con gallardetes y banderas la fuerza de Guardia de Arsenales".

"Al llegar al último peldaño -finaliza el cronista- de la escala del muelle, el cura dio la bendición a las aguas del mar, en cuyo momento hizo la batería otra salva de igual número de cañonazos, tocándose también por música y banda la Marcha Real, y regresando la procesión al templo, replegándose las fuerzas, formando delante del atrio, donde se dio la bendición a las armas con S.D.M., rindiendo las rodillas en tierra, haciendo la batería del muelle otra tercera salva, desfilando las fuerzas ante los generales y autoridades para sus alojamientos y buques".

Sobre el maremoto a que se refiere este trabajo disertó el pasado 14 de marzo el director del Real Instituto y Observatorio de la Armada y académico, Rafael Boloix Carlos-Roca, en brillante y emotivo acto organizado por la Real Academia de San Romualdo de Ciencias, Letras y Artes. En este año 2000 se cumplirán 245 de aquel hecho excepcional.






 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep