Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2000 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces


Doy por sentado, de entrada, de que pienso hablar de Tauromaquia, no de corridas de toros, entendidas como fiestas populares y enlazadas en los divertimentos, más o menos sanguinarios, de casi todos los pueblos de la península Ibérica.

Doy por sentado, también, de que no sólo acepto, sino que comprendo perfectísimamente que todo aquel que no vea en la Tauromaquia más que un espectáculo sangriento y ofensivo para el animal, tenga todo el derecho del mundo a estar en su contra, e incluso a denostarla activamente.

Y doy por sentado, desde luego, de que lo que para algunos es (o puede ser) taumaturgia, poesía, ritual mágico, emoción y sentimientos, pueda ser, asimismo, respetado, a pesar de no entendido, como algo que desde tiempos llamamos Tauromaquia, y que es el arte posible de convertir la fuerza irracional y violenta de un toro bravo y encastado en un ballet armonioso dirigido por la inteligencia, la técnica y el arte de un humano capaz de “parar, templar y mandar”.

Sentadas estas premisas previas, no tengo más remedio que denunciar agriamente lo que, con la colaboración de casi todas las partes implicadas -toreros, apoderados, empresarios y ganaderos-, han conseguido convertir la Tauromaquia: en una caricatura y en una burla cruel que consigue, indirectamente, por un lado, dar la razón a los detractores de la fiesta, y por otro, y no menos sibilinamente importante, ir haciendo desaparecer de los cosos la figura del aficionado, del entendido y disfrutador profundo de la verdadera taumaturgia, para ir sustituyéndolo por un público aplaudidor y complaciente, cuando no por servocroatas, tailandeses, japoneses o congoleños que, desde luego, no protestan nunca y pagan lo mismo o más (por la reventa) que los aficionados.

La burda caricatura de la mayoría de los toros de lidia, el “des-encastamiento” sistemático y progresivo de los criadores de toros, ha conseguido, ante el empuje continuo de toreros y apoderados, convertir a la Tauromaquia en una triste caricatura donde el ritual litúrgico, de entrada, no tiene ninguna razón de ser al faltar la premisa fundamental y básica de la fiesta: el toro.

Este “des-encastamiento” ha producido, año tras año, un absoluto “desencantamiento” de los verdaderos aficionados que sufren la vergüenza y el ridículo de asistir a un espectáculo que es una burla y un oprobio a las verdaderas esencias de la Tauromaquia.

Estando las cosas así, y sin ningún ánimo ni intención de enmienda, la Tauromaquia ha pasado de ser un posible ritual artístico y mágico a un vulgar y vergonzante espectáculo, más o menos sanguinario, donde un animal moribundo y descastado, para nada bravo y pujante, es más o menos mareado y vilipendiado por unos señoritos vestidos de toreros que se esfuerzan durante dos horas en acosar, con capas y muletas, puyas y banderillas, a un pobre animal que bastante tiene con permanecer a cuatro patas sobre el albero. ¡Y para qué hablar de los toreritos del momento, hechos a golpe de marketing y revistas del corazón, y a los que apenas le suenan aquello de “cargar la suerte”, “adelantar la pierna contraria”, “torear para los adentros” o “ejecutar la suerte suprema cruzando la mano izquierda” !: antiguallas que no tienen ningún sentido ni ninguna esencia...

Para estas alforjas juro que sería más coherente y menos sanguinario sustituir al pobre animalito por la famosa carretilla de los entrenamientos de salón.

Esta es mi opinión, ...y ésta es mi tristeza.






 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep