Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2000 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces


El terrible suceso acaecido en esta ciudad de San Fernando en los últimos días del pasado mes de mayo -una adolescente de dieciséis años asesinada violenta y sañudamente por dos chicas de su edad, compañeras de ocios, de movida y de Instituto-, nos deja consternados, apabullados, profundamente afligidos y clamantes de una respuesta imposible de obtener por pertenecer al absurdo.

¿Cómo es posible? ¿Cómo pueden unas niñas apenas salidas del cascarón atravesar el cuerpo de su amiga con veintitantas puñaladas, y, rizando el rizo del sadismo, degollarla, cortarle el cuello? ¿Qué fuerza maligna guiaba las manos de estas modernas y precoces imitadoras de los míticos y novelescos míster Hyde o Jack el Destripador? ¿Dónde la lógica, dónde la razón?

No hay respuestas... Este horrendo crimen no lo origina la locura momentánea de un marido o mujer burlados, ni el despecho de un corazón transido por celos y desengaños, ni la ira ciega de un marido borracho y pendenciero, ni siquiera la acción fría y calculada del individuo que necesita viudez y herencia... No se encuentra ninguna de las causas o motivos convencionales inductores de un crimen.

Pero, como la sociedad necesita explicaciones de lo inexplicable, se habla de esoterismo, de brujerías, de los manidos juegos de rol... Justificaciones absurdas para ponerle nombre a unas conductas que no son sino el lógico producto de una educación no correcta, fallida, adulterada por causas en las que quizás todos, y muy principalmente quienes gobiernan esta sociedad, tenemos responsabilidad.

La educación, el entorno y el contexto familiar, qué duda cabe que tienen suma importancia en el ser o no ser de un comportamiento racional, maduro y responsable o, por el contrario, de una conducta permisiva, atávica irracional y hasta criminal. 

Pero, aunque los padres sean unos santos, los más honestos, virtuosos y preocupados por la educación de sus hijos, tienen -o tenemos- el enemigo en casa. Un enemigo en forma de ventana mágica por donde se cuelan a las maleables mentes de los chavales -emitidos con superior permiso de la autoridad- horas y más horas de programas de luchas, crueldades y violencias.

Películas, dibujos animados, videojuegos, anuncios de juguetes... Su diaria visión va conformando la mente de los chavales, confundiéndolos, creándoles desequilibrios y un grave problema de identidad. Acaban viendo la violencia como algo normal. 

Así, un día cualquiera toman un cuchillo y se hacen protagonistas...






 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep