Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2000 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces


Rincón de la Poesía

Rosa María Jesús Rodríguez
San Fernando (Cádiz)



  



 


EL CAMINO DEL ROCÍO

Noche de primavera
oliendo a «jara» y tomillo.
En el cielo, las estrellas,
de lejos cantan los grillos.
Nos rodeaban caballos,
 de vez en cuando, un relincho.
Al calor de la candela,
en el coto de Doñana,
con el simpecado cerca,
la luna nos alumbraba.
Hacía frío... Caía escarchas...
No dormía nadie,
oyendo estas sevillanas:
«Aquella noche en palacios,
de frente nos encontramos,
te vi junto a una candela
tocando palmas y cantando»
Te acercaste a mi vera,
viste que de frío temblaba.
Me cogiste de las manos...
quisiste darme calor,
las besaba y acariciaba.
Te quitaste el marsellés
que sobre mis hombros echaste.
Y sobre el suelo extendiste,
aquella manta de lana.
Te sentaste y tu regazo
me servía de almohada.
¡Ay, camino del Rocío,
de pinos arena y jara!
De noches llenas de amores,
de fervores salpicadas.
De garganta enronquecida,
de estar cantando hasta el alba.
Huele a café y a tostada,
a la poleá caliente,
a ese olor del aguardiente
que las carretas te ofrecen,
al filo de la mañana.
El amanecer en Palacios,
en el coto de Doñana,
es algo que no se olvida.
El pitero y tamboril
van diciendo a los romeros
que acaba la madrugada.
Que el rosario de la aurora,
a hacer oración nos llama.
Se oyen gritos coreados:
¡Viva la blanca Paloma!
¡Rocío... guapa, guapa y guapa!









volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep