Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2000 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces


Se aproximan las Fiestas del Carmen y de la Sal y a divertirse tocan. A divertirse con más intensidad que en otras épocas del año, en medio de esa baraúnda de cosas de la antigua salina de "La Magdalena", al lado del histórico caño de Sancti Petri, uno de los lugares más deliciosos de la Isla de León.

¡A divertirse...! Ese es el deseo unánime de millares de isleños, que esperan estas fiestas estivales, patronales, con la mayor ilusión. Las personas de edad avanzada (los vejetes) se divertirán viendo, que "la vista siempre es joven", según el popular adagio. Los que van ya camino del medio siglo, para emprender, a desgana, la cuesta abajo del otro medio, todavía se encuentran con bríos para creerse "pollitos", hacer tal o cual pirueta y decir cosas amables a las chicas cuando no hay más remedio que decirlas, porque la galantería, señores, obliga siempre a los bien nacidos; porque ante la belleza hay que descubrirse y rendirse, y porque, ¡ay!, quisieran volver a ser lo que un día fueron con su "edad de oro", que ya no ha de volver, que no puede volver... El mundo de hoy es de la juventud que triunfa, de la juventud que vive una nueva existencia, que lo mismo puede conducir al desastre que a las grandes proezas. Estamos en un período de transición entre la concepción antigua de la vida y la nueva concepción. Esta juventud es la que en días próximos va a tomar por asalto el real de la Feria, para divertirse sin pensar en el cómo y el porqué de las cosas, para montar dislocada en todos los cacharros y bailar desenfrenada en las casetas al compás de la música moderna de africanos ritmos.

Repito que es una incógnita el mundo de hoy, en este final de milenio en el que los astrónomos predicen grandes acontecimientos, para que todo llegue a buen término con la ayuda de Dios.

¿Y la gente "menuda", los niños? Por ahí andan alocados, en espera de que las bandas de música toquen la diana anunciadora de las grandes solemnidades. ¡Los niños! Qué edad más maravillosa para no pensar en nada que no sea el dar grandes tirones de las carteras del papá y del abuelito, que se tambalearán en los próximos días hasta quedar vencidas y sin posible e inmediata recuperación. ¡Angelitos! Dejadlos que se diviertan, que tiempo tendrán de enfrentarse con la fea realidad.

Ante tan sugestivo y próximo panorama todo hace pensar que las Fiestas del Carmen y de la Sal de este año 2000 dejarán un recuerdo imborrable en los isleños.

La paga extraordinaria, que ya está en puertas, será un sedante. Vamos a "pulverizarla" en esas cosas que representan un complemento material y espiritual excelente para la humanidad, sin pensar en el futuro, sino en el presente que es la principal verdad tangible.

Desde los cuatro puntos cardinales de San Fernando, desde Chiclana, desde la propia capital de la provincia y de otras poblaciones de la bahía y su bellísimo entorno, afluirán grandes muchedumbres a ese emplazamiento singular próximo al Puente Zuazo, que quemará sus cartuchos, con todo entusiasmo y esplendor, para que los isleños y sus distinguidos visitantes vivan unos días memorables y dichosos, que presidirán con su gentileza, simpatía y belleza, la salinera mayor de la Isla y sus damas de honor.

Y sobre todo, bajo el patrocinio de la Santísima Virgen del Carmen Coronada, Patrona de la ciudad y de la Marina, Alcaldesa y Capitana Generala, que desde su camerino del templo conventual vela por la felicidad de todos.






 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep