Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2000 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces

LA VOZ DE LA LIRICA NARRATIVA

"Si un niño llega hasta ustedes, si este niño ríe y tiene cabellos de oro y si no responde cuando se le interroga, adivinarán en seguida quién es. ¡Sean amables entonces! No me dejen tan triste: comuníquenme pronto que él ha regresado..."
Antoine Saint-Exupéry


Antoine Saint-Exupéry

Hubo una vez un hombre que quería llegar hasta las estrellas; se llamaba Antoine, nació en Francia y, claro, como quería llegar hasta las estrellas, obtuvo el título de piloto. Pero la única manera de llegar a las estrellas y de poseerlas es desearlo mucho. Antoine lo sabía: él era un soñador, y los soñadores conocen la verdad de los niños, la primera y más "real" de todas las verdades. Y como sabía que desear es tener y que tener es crear, Antoine, además de su avión, contaba con una caja de lápices de colores, una pluma y un corazón grande como las estrellas.

Cuando regresaba de sus viajes, cuando después de haberse elevado en el cielo seguían siendo las estrellas distantes sueños de luz, llenaba hojas y hojas con palabras y así escribió Vuelo nocturno y El principito. Y al fin llegó a las estrellas.

Este escritor francés, apasionado por la aviación y con una fuerte atracción hacia la aventura, no cesó en toda su carrera literaria de hablar de héroes, de sacrificio, de las virtudes de la camaradería, del entusiasmo idealista, del trabajo como lugar en que se revela el coraje de cada cual, de esa soledad excepcional del piloto, privilegiado héroe solitario capaz de emborracharse de la belleza del mundo.

Antoine Saint-Exupéry nace en Lyon el 29 de junio de 1900. Estudia en varios colegios de Francia y Suiza. Empieza Arquitectura y en 1921 ingresa en las fuerzas aéreas francesas y posteriormente pasa a la aviación civil. Desempeñó varias y arriesgadas misiones de correo aéreo entre la metrópoli y las colonias africanas y luego hasta Sudamérica. Ejerce de corresponsal de prensa en Rusia y en España. Tiene varios accidentes aéreos y en los periodos de convalecencia se dedica a escribir novelas. Durante la segunda guerra mundial, y después de la derrota de Francia, consiguió llegar a EE.UU. y en 1940 se enroló en las fuerzas de liberación, dirigidas por el general De Gaulle. Antoine Saint-Exupéry desapareció con su avión sin dejar rastro el 31 de julio de 1944. Era un hombre joven y su temprana muerte desató una leyenda que no ha cesado de crecer.

La obras de Saint-Exupéry, basadas en sus experiencias como piloto, constituyen una exposición de su filosofía sobre las virtudes humanas y el heroísmo. En 1926 aparecería su novela breve El aviador, a la que seguirían Correo del sur (1928), Vuelo nocturno (1931), con prefacio de André Gide; Tierra de hombres (1939) y Piloto de guerra (1942). En 1943 publicó la fábula infantil El principito, ilustrada por él mismo, y con la que se dio a conocer mundialmente, y en 1944 Carta a un rehén. Póstumamente vieron la luz un libro de reflexiones, Ciudadela (1948), una de las más hermosas utopías del siglo XX, o más bien la expresión de su anhelo de perfección y trascendencia; sus apuntes con el título Carnets (1961) y la recopilación de artículos Un sentido a la vida (1956).

De todas sus obras, el público ha preferido siempre dos: Vuelo nocturno y El principito. La primera condensa de alguna manera las preocupaciones del autor, Riviére, su personaje principal, es un exponente del jefe-problemático, del hombre que antepone el deber a cualquier otra consideración.

En cuanto a El principito, traducido a todas las lenguas, hace mucho tiempo que se ha convertido en uno de los grandes clásicos de la literatura infantil. Incluso de la adulta: según una reciente encuesta, muchos franceses lo consideran el mejor libro del siglo XX. Y la verdad es que, visto con perspectiva, es el libro en que la filosofía del autor está expuesta con menos retórica literaria y más eficacia narrativa.

Al releer este libro se nos viene a la memoria el verso de Unamuno: "Vuelvo a ti, mi niñez..." En El principito, Saint-Exupéry con una sencilla simbología de gran calidad poética, marca las pautas de la liberación del hombre de sus propios males y errores, e invita a la sencillez, a la pureza, a la verdad, encarnadas por el ingenuo candor del niño protagonista. Heidegger dijo en una ocasión que se trataba de unos de los libros más existencialistas del siglo.

Y como nos dijo la voz lírica de la narrativa: "Si un niño llega hasta ustedes, si este niño ríe y tiene cabellos de oro y si no responde cuando se le interroga, adivinarán en seguida quién es. ¡Sean amables entonces! No me dejen tan triste: comuníquenme pronto que él ha regresado..."  






 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep