Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2000 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces

Así comienza José Saramago su novela «Ensayo sobre la ceguera». Y así también podría haberla terminado. Las historias que discurren entre ese primer instante del comienzo y el siguiente del aparente final, son las portadoras de la señal inequívoca del silencio, la marca indeleble de la reflexión mas humana y directa.

Juan José Millás, haciendo uso de esa reflexión, comenta que existen novelas que después de leídas continúan iluminando túneles en la conciencia, y queda claro que ésta es una de ellas.

Quizás sea en esos túneles profundos y mentales donde más luz se necesita para redescubrir los principios básicos de la Humanidad. Esos valores de Solidaridad y Cooperación que unos personajes perfectamente seleccionados pueden representar a la gran parte de esta sociedad actual, que realmente padece la enfermedad de la ceguera.

Así, a la altura que discurre este matrimonio experimental entre la Vida y la Humanidad, es de agradecer que cierta Literatura, libre de vanidades y florituras innecesarias, tenga espacio, todavía, entre tanto pastiche de personalidades invidentes, entronizadas en el desierto del reconocimiento intelectual y elitista. Afortunadamente, una vez más la Sencillez y la Honradez personal son la materia prima con la que alimentar la coherencia, siendo estas Energías las moldeadoras de una palabra, de una forma de comunicar sentimientos, emociones, en definitiva, conocer las moléculas del Alma que saben reconocer lo común entre todas las Almas.

De esta manera se hace realmente fácil comprobar que nunca una novela sobre la ceguera pudiera abrir tanto los ojos a la Luz, abrirlos a la experiencia de captar los destellos de un resplandor que desde el interior marca la señal dorada.

Ya en otra ocasión, con motivo de la introducción al libro «Terra», del maestro de la fotografía Sebastiao Salgado, queda de manifiesto su descubrimiento en lo pequeño y natural, la grandeza de lo común, la belleza del compartir.

Por eso no es de extrañar que novelas como ésta se conviertan en el Mirlo Blanco de la Literatura, portador de aires nuevos y frescos con los cuales dejar libre del polvo duro y compacto del olvido, de nuestra ignorancia ante esa parte de cada uno que respira Magia. Se puede decir, que nuestra sociedad está presente en cada uno de los capítulos y es diseccionada con el bisturí de la sinceridad, abriendo en canal situaciones donde esos valores Humanos son puestos a prueba por la ceguera del egoísmo, por la terrible ceguera del poder, del poder ejercido sobre todos los demás.

En esta obra tampoco podría faltar la ironía dulce y sutil, lo cómico, como resultado de la aparición en momentos de necesidad, en momentos donde la ayuda tiene que ser acción, de esos personajes mesiánicos que se convierten en los videntes que con su ceguera anclada en el presente son capaces de navegar por las aguas del futuro y traer a sus acólitos galeones repletos de desastres, de «tesoros». Esta cuestión queda actualmente al descubierto, pues, esa Luz que habita en cada uno de nosotros, que vive a golpe de acciones, que se alimenta a base de Emociones y Sentimientos, que se desarrolla y crece gracias a la alegría de Vivir, que ve por medio del Compartir y el Ayudar, de la Felicidad que produce todo esto, se está apagando y nuestros ojos no pueden dar Luz a todo ese mundo que nos transmite el reflejo de nuestra ceguera.

Sin embargo, al final se hace la Luz y la Esperanza aparece como esa mano amiga tendida al viento de un presente disfrazado de pasado, cargado de malos sueños, de pesadillas extrañas. Pero, en el fondo, cerrar en falso el pasado real, no descubrir la Esencia profunda y luminosa que nos conecta a toda la Humanidad, a cada partícula de los Planetas, no aprender de las experiencias y desechar los sentimientos redescubiertos en momentos cruciales de la Vida, nos llevarán irremisiblemente a un segundo ensayo sobre la ceguera que, posiblemente, una mano que responde al nombre de José Saramago ya esta escribiendo.





 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep