Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2000 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces

Una vez más he pasado esa frontera ficticia e imaginaria de este país para adentrarme en una misma tierra que respira y vive sin necesidad de himnos y banderas. Y, nuevamente, en esta ocasión he sentido esa sensación de misterio ante los hilos invisibles que la mantienen y que configuran los muros del idioma, las piedras de una cultura empeñada en separar, comparar y confrontar. Afortunadamente un factor, el humano, se ha impuesto a tantos laberintos para poder realizar el milagro de conocerse en un instante sin los condicionantes de esos límites físicos y mentales.

Y son estos encuentros los que van dando el oxígeno suficiente para seguir manteniendo ese sentimiento de libertad imprescindible a la hora de experimentar con la fuerza de lo nuevo el descubrimiento de otros seres que, en su esencia, no conocen barreras y códigos cerrados a las órdenes del poder de la posesión. Será por eso que los viajes continúan aportando una visión amplia de nuevos horizontes que, como reflejo de los interiores, afortunadamente se van ensanchando y que con cada amanecer aportan distintos colores y matices, los mismos que se hacen vitales para el encuentro y comprender su mensaje.

Sin embargo, de forma sutil, cada uno de estos viajes, mágicamente, me han conducido a espacios naturales, a lugares donde el contacto con la Naturaleza se hace tan sencillo como regresar a tu casa, a la casa de todos. Y es así como en la casa de todos, liberados de las ataduras de las posesiones, exentos de prejuicios nacionales, más allá de los conservantes religiosos y en los aires limpios de la contaminación ideológica, se puede vivir esa emoción del descubrimiento.

Aunque los descubrimientos a los que me refiero en este viaje no tienen nombres de islas, ni de países, montañas ni de ríos; esos descubrimientos tienen nombres de personas, de Seres Humanos que, como tú y yo, caminan, respiran y viven a las orillas de otros ríos de la misma agua, cerca de montañas diferentes, asentadas sobre una misma tierra, en islas y continentes distintos, pero que juntos configuran una misma esfera, y que transitan en la misma órbita, en una nota mágica que la mantiene, que nos mantiene en un armónico equilibrio. Y son esos nombres los que hoy acuden, no a mi memoria, sino al sentimiento, los mismos que aportan agua a los ríos interiores, cielo a nuestros horizontes, tierra a los pensamientos, y estrellas a nuestras» aparentes posesiones, en definitiva, esa necesaria serenidad en nuestros momentos de duda.

Y en el reconocimiento y la gratitud a tanta energía recibida es donde reside una gran parte del aprendizaje, de esa inquietud que a cada instante nos impulsa a experimentar de forma real y directa la alegría que produce el ver cómo se rompen las pompas de jabón donde se mantienen las fronteras, se ocultan las ideologías y se fabrican los idiomas. En definitiva, con cada viaje por la extensa epidermis de este planeta, sintonizo las pulsaciones de nuestro corazón.





 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep