Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2000 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces


El alcohol es una sustancia alifática (cuerpo orgánico de cadena abierta) obtenida por fermentación o destilación de zumos diversos, almidones de patata, remolacha, cereales, etc., con un valor terapéutico de gran alcance y connotaciones muy diversas en el plano social.

Sus propiedades farmacológicas podemos dividirlas en locales y generales: en el primer caso actúa sobre la piel como astringente, antitranspirante e irritante, y usado muy concentrado o continuamente, puede provocar irritaciones locales; inyectado subcutáneamente determina un acusado dolor seguido de anestesia local -bastante duradera si la inyección se pone en las proximidades de un nervio-. A una concentración óptima -sobre el 70 %- es un buen bactericida.

Por lo que afecta a su acción general es de resaltar que actúa principalmente sobre el sistema nervioso central. A este respecto, hemos de decir que el alcohol no estimula, sino que deprime actuando sobre los centros corticales más elevados, como los centros de la memoria, de la discriminación, de la concentración, el centro de la autocritica y el del autocontrol. Su efecto, aparentemente estimulante, no se debe a que haga aumentar la expresividad, sino a que adormece las funciones controladoras; entonces aparecen la vivacidad de temperamento, la locuacidad, la euforia y la sociabilidad; también la violencia, los excesos sentimentales y el deseo sexual, si bien, la función anestésica hace que junto al deseo aparezcan también insensibilidad e impotencia.

Al aumentar la dosis aumentan también los efectos depresivos y se generaliza y agrava el adormecimiento, resultan entorpecidos el control muscular y la percepción, con pérdida de equilibrio y reflejos, cuya manifestación más típica y evidente son el andar tambaleante y la mala vocalización.

El alcohol se absorbe rápidamente por el estómago, en un 20 %, y el resto por el intestino. La absorción -que es más rápida en ayunas- aumenta al aumentar la concentración de la bebida. Se sabe que el 98 % de lo ingerido es quemado por el organismo hasta reducirlo a agua y anhídrido carbónico, y que sólo de un 1,1 a un 2,9 % es eliminado inalterado por vía renal, pulmonar y, en pequeñísimas cantidades, por otros órganos excretores.

En general, concentraciones de alcohol del 0,2 % en la sangre se acompañan de embriaguez ligera o moderada; concentraciones del 0,3 al 0,4 % llevan consigo una embriaguez profunda; concentraciones del 0,5 al 0,8 % son peligrosas para la vida (*).

Se sabe que para encontrar una concentración de 0, l % de alcohol en sangre es necesaria la ingestión de 50 a 100 c.c. de bebida fuertemente alcohólica. Los signos de intoxicación aguda son demasiado conocidos como para describirlos; sólo recordaremos que el alcohol es quemado en el organismo con lentitud, poco más de 10 c.c. a la hora, lo que explica que la embriaguez suela tener bastante duración.

Recuerden que el alcohol, como cualquier droga, crea hábito y una cierta dependencia. Tomémoslo con moderación. Es nuestra responsabilidad.




(*)
Gramos de alcohol = cantidad ingerida en mililitros X graduación alcohólica X 0.8 : 100

La unidad de medición generalmente aceptada para definir alcoholemia es la escala BAC (Blood Alcohol Concentration), que es la concentración de alcohol en sangre. Se mide tanto como un porcentaje por masa, por masa por volumen o una combinación de ambas. Por ejemplo un 0.02% BAC puede significar 0.2 gramos de alcohol por 1.000 gramos de sangre

Legislación para conducir en España. Máximo permitido:
0.5 g/l . . . . . . . . Conductores de turismos
0.3 g/l . . . . . . . . Conductores profesionales
y conductores noveles con menos de 2 años de
experiencia




 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep