Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2000 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces


Se quedó pensativo tras la frase dicha sin ningún énfasis por su interlocutor. Un hombre aún joven de aspecto agradable que le había tocado -por azar- viajar a su lado y que en un momento dado entabló conversación pidiéndole, por favor, un cigarrillo. Le explicó que su viaje no era de placer, todo lo contrario.

Acudía a reconocer un cadáver que creían los forenses -tras realizar algunas pruebas de laboratorio- pertenecer a un familiar que había desaparecido en el naufragio de un barco de pesca, y que había devuelto el mar recientemente.

No resultaba de su agrado dicho trámite, pero como único varón de la familia recaía en él -pese a su rechazo- la obligación de solventar ese problema ineludible. Fumando gracias a su compañero de viaje, y bastante mas relajado, le comentó que la pérdida de ese familiar suponía para él el final de una pesadilla.

Juntos por azar, oía a su compañero de viaje hablar -a su parecer incoherencias- por lo que se preguntó si seria mejor hacerse el dormido o prestarle alguna atención, sí, prestaría atención a su relato solo por curiosidad haciendo como el que no oye.

Aún quedaban un par de horas para la llegada del tren a su destino final, donde le había dicho que acudía, igual que él, así que se prestó a seguir oyendo su relato sin mucho interés - al parecer-.

Una pesadilla, prosiguió, de la cual había despertado desde el momento que los medios de comunicación habían hecho público el naufragio - sin supervivientes- del pesquero RON, de bandera portuguesa. País donde tuvo que huir tras la fuga del penal en el que había sido recluido por dar muerte a una persona en una reyerta.

Dicho familiar, para él, sentimentalmente no significaba mucho por haber sido quien le introdujo en ciertos ambientes no recomendables, de los que supo salir a tiempo... Recordó el día que le propuso - tras planear hasta el mínimo detalle- atracar la sucursal de una Caja de Ahorros situada en un pequeño y alejado pueblo, en plena serranía, en el que habían asesinado al director, facilitándole una buena -coartada- negándose a colaborar.

No podía olvidar, que en cierta ocasión, casi le obligó a que le acompañase a cobrar una deuda de juego a un amigo común, este se presentó a la cita acompañado, cosa que le irritó sobre-manera, y los dos tuvieron un mal fin.

Siguió relatando hechos similares, enlazando unos con otros sin - al parecer- solución de continuidad.

Oyendo estas historias, tras encender un nuevo cigarrillo, optó por hacerse el dormido y que siguiese con sus relatos, al parecer un poco incoherentes. Simulando dormir profundamente, seguía oyendo a quien, al parecer, descargaba un gran peso de su conciencia públicamente. El tren, és, para muchos viajeros, como un confesionario, pues como aves migratorias, creen que pasan de un continente a otro solo por subir y bajar en diferente estación. Le dolía la cabeza de oir a su compañero de viaje relatar tantas aventuras, algunas inauditas, teniendo claro que se hallaba involucrado en dichos delitos.

Al aproximarse el fin del trayecto, se dirigió al servicio para hacer una llamada por el teléfono móvil, preso de una gran emoción, nunca pensó poder resolver unos enigmas de esas características tan fácilmente. El Puzle estaba completo. el individuo casi identificado, únicamente faltaba asegurarse de que no escapase de nuevo como otras tantas veces.

Llamó y el furgón salió con gran rapidez, pero sin eficacia, no llegó a tiempo para detenerle. pero sí para trasladar el cuerpo sin vida de un viajero que había sido asesinado en el servicio del vagón.

Una vez identificado resultó ser un reputado comisario de policía especializado en investigación criminal.

El viaje había finalizado, pero aquel asesino había vuelto a escapar de la justicia. Gustaba retarse así mismo, para él era un juego, como todos los delitos que había cometido, sólo por diversión una vez más se sentía orgulloso de haber realizado un trabajo limpio y eficaz, no sabía hasta cuando, pero sentía tener cuerda para rato.

Sus amigos se encargarían de dictarle el siguiente, en vista de que éste ultimo había resultado todo un éxito.






 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep