Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2000 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces



En el museo de etnografía de Zúrich están expuestas las obras incomparables y maravillosas de Leonardo da Vinci, que siempre será relacionado con la enigmática Gioconda, y que para muchos fue un científico apasionado e inventor genial de máquinas con motores volantes. Además de físico tenía profundos conocimientos en Cartografía, Astronomía y Arquitectura.

Aquella tarde de visita al museo, mientras el público se deleitaba con las inigualables obras del toscano, un historiador hablaba de su vida, repleta de logros inimaginables para aquella época, y, mientras hablaba, tomamos los siguientes apuntes: «Era, sin duda, un genio universal. 

Ya sabemos que nació en Toscana, y que fue hijo natural de un rico notario y de una campesina, pero reconocido desde el primer día de su nacimiento por la familia. Era un muchacho caprichoso e inestable, según su padre, que al mismo tiempo estaba muy orgulloso de él y de su personalidad tan afirmada y carismática. Su escritura es legendaria, quizás porque desde muy joven dibujaba con las dos manos y cuando escribía lo hacía con la izquierda, y se comentaba que muy pocas veces acababa sus innumerables creaciones por su inquietud constante de buscar siempre algo diferente. Su búsqueda era continua, siempre insatisfecho a pesar de que todos coinciden en que tenía un enorme talento».

Sus cambios de humor eran frecuentes y, sobre todo, su sed insaciable de conocimientos le hacia saltar cualquier barrera que se le pusiera por delante.

Se sabe, por ejemplo, que, en la Italia de aquellos tiempos, por razones religiosas estaba prohibido y podía ser causa de excomunión disecar cadáveres. Da Vinci fue la primera persona que lo hizo sin inquietarse de saber si tenía derecho o no. Solamente pensaba en la ciencia por encima de todo. Su espíritu observador de naturaleza le hacia volcarse en cosas complejas como las biografías de gente célebre de entonces, en las que profundizaba con el solo interés de escudriñar en sus vidas por pura curiosidad.

Han pasado casi 500 años de su muerte, y sin embargo se tiene siempre presente la imagen de un ser misterioso, insondable y con unos conocimientos tan profundos en tantas materias que nadie a través de estos cinco siglos fue capaz de imitarle.





 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep