Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2000 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces


Rincón de la Poesía

Rosa Ignacio Rivera Podestá
Cádiz



  


 

SEGUIDILLAS DEL NIÑO MORO
«A Graciela Gumpert Podestá»

Tánger y yo, poeta,
ya frente a frente.
¿Vendrán aquí, tan lejos,
Magos de Oriente?
España mía,
tu recuerdo esta noche
es una herida.
Niño, mira que noche
de Nocheguena.
En la Alcazaba hay pozos
para la pena.
Y en la Mezquita,
un Kinor y nebeles
para la risa.
Ya se acercan lor Reyes:
Uno, dos, tres...
Se subieron al monte.
(Ya no se ven).
¿Tres, dos, era uno...?
Ya pasaron de largo.
¡Ya son ninguno!
Mirando hacia la alquibla
dice azalá
el morabito, y lee
al Alcorán.
¡Miente el nabí
-el niño ya ha nacido-
y tú, alfaquí!
Se mató el niño moro
por Sidi Amar,
mientras cantaba coplas
de Navidad.
Sin cruz, al alba,
lo enterraré -¡ay, dolor!-
en almacabra.
Mi amigo, el muladí,
viste chilaba,
alquicel y turbante
para la aljama.
Tiniebla y luz:
él, con la media luna,
yo, con la cruz.
Mi otro amigo, el gazí,
lleva bonete,
manípulo y sotana
para el banquete.
Alcuzcuz y orisa,
nos dieron de cenar
después de misa.
Los moros hoy no cantan
el lelilí.
En el alminar mudo,
el almuedín.
Noche serena.
Estrellas y luceros.
Y luna llena.
Y do, re, mi, fa, sol.
Sol, yo te canto,
pulsando mi guitarra
para tu llanto.
Sol, yo te lloro,
un sol, fa, mi, re, do,
do vive el moro.
Mi corazón de niño,
¿quién me lo manda?
Mi primera sonrisa,
¿dónde encontrarla?
Vela que vela,
mi alma será esta noche
una candela.












volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep