Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2001 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces
Hace menos de una semana dejaron en libertad en el Estado de Texas, en los Estados Unidos, a un hombre joven que tenía una subnormalidad mental confirmada, aunque al parecer no seguía ninguna atención especial y estaba en una celda con el mismo tratamiento que un preso cualquiera.

Ésta desdichada persona, era ya catalogada como un asesino al confirmarse que había matado a su novia. En verdad lo era, pero, cuando cometió este crimen ¿cuál era su estado de salud mental, sabía lo que estaba haciendo? O en un momento en que su enajenación era más profunda mató a esa mujer, a la que quiso en algún momento de su vida, y que ofuscadamente o en un ataque de locura, la mata, sin saber exactamente cual era la magnitud de su crimen. Afortunadamente, y gracias a la intervención de varias Asociaciones Humanitarias y Jefes de Estado, le dejaron libre.

En Estados Unidos, por ejemplo, familiares de los presuntos asesinos, se están manifestando en contra de la pena de muerte, alegando que este castigo, tan rotundo y definitivo, no hará disminuir los crímenes que a diario se cometen. Sin embargo, están de acuerdo en que aquellos que quitaron la vida a personas inocentes, sin razón alguna, deben expiar su culpa con la cadena perpetua sin paliativo posible. Y qué alegan aquellos que no aceptan la pena capital de ninguna manera.

En 1998, una delegación de un grupo estadounidense «El camino de la esperanza», viajó a Filipinas, con el objetivo de sensibilizar a la opinión pública respecto a los argumentos sobre la pena de muerte en un momento en que el Gobierno Filipino estaba considerando poner fin a la suspensión de las ejecuciones. Varias organizaciones no gubernamentales, entre ellas Amnistía Internacional, visitó a presos condenados a muerte y a sus familiares, concedió numerosas entrevistas a los medios de comunicación y tomó parte en debates radiofónicos y televisivos en directo. Muchas personas que antes estaban a favor de la pena de muerte afirmaron que habían cambiado de idea después de entrar en contacto con esta desgraciada gente. Por desgracia, al final del año se anuncio que a principios de 1999 se reanudarían las ejecuciones en Filipinas. Había más de ochocientas personas condenadas a muerte que esperaban la orden de ejecución en cualquier momento.

Difícil es el dilema que se les plantea a los magistrados cuando tienen que tomar una decisión tan ardua como la pena capital. No es nada fácil tomar posición y ser concluyente cuando, en los dos casos, la decisión final puede ser un profundo error. Mucha gente que está a favor de la pena de muerte alega que si hubo violación y ensañamiento con un menor y luego acaba en asesinato, esa persona debe ser condenada, y la contrapartida es de aquellos que hablan de un pasaje de la Biblia en que dice que no se aplicará nunca el ojo por ojo bajo ningún concepto.

Meditemos cada uno sobre este tema de tanta controversia y no lo banalicemos.

Afortunadamente, en nuestro país y en casi toda Europa no existe este problema. La vida de un ser humano es valiosa y sobre todo si esa persona se proclama inocente.




 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep