Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2001 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces
Le ocurrió a María del Pilar, ¿recuerdan? «Dicen que han visto saltar, a eso de la media noche, dicen que han visto saltar, a un hombre por la ventana de María del Pilar...»

Y la voz se extendió por el pueblo. Y la pobre maña, la pobre de María del Pilar, virtuosa y honesta mujer donde las hubiera, quedó convertida en poco menos que una pilunga para los restos.

Pues, lo mismo que en la jotica, donde los intereses de un puñetero mangurrino operaron para cargarse la honestidad de la maña, se advierten obscuros e inextricables intereses en todo este desproporcionado, demente y vesánico entramado montado en torno a nuestro ganado vacuno con la espongiforme petera de las «vacas locas».

¿Quién anda detrás de todo esto? Porque tanta constancia y dedicación a un mismo tema no tiene visos de ser el clásico bolo veraniego inventado y magnificado por los medios cuando no tienen Chechenias o Roldanes que llevarse a la columna.

Portadas, telediarios, informativos y páginas enteras dedicadas a darnos la vara a diario con el dichoso mal. Que si se ha descubierto una vaca loca en Galicia, que si se ha descubierto otra en Asturias, que si la Junta y que si el gobierno central, que si Arias Cañete y que si el Consejo de Colegios veterinarios, que si la COAG y que si el puntillero de la plaza de toros de san Serenín del Monte... La leche y la releche, oiga. 

Lo que sí es cierto es que el ciudadano de a pie anda desorientado y preocupado por algo que no debería preocuparle. Así andan, y así dicen: «Que si como carne de ternera o me paso a las berenjenas y las tagarninas... Que mira que si la leche también está contaminada y me pega un sarnazo a los niños... Y sabe Dios si el cerdo y el pollo también, porque los piensos lo mismo se lo echan a unos que o otros...» Y terminan así: «Joé, con las vacas, los ganaderos, los fabricantes de piensos, la Junta, el gobierno y la mare que los parió a tó...»

Todos somos víctimas, pero unos más que otros. Me viene a las mientes los pobrecitos que van a perder su trabajo por todo este descoque: operarios de mataderos, de fábricas de piensos, de transportes, del sector de la piel, de carniceros, de personal del mundo de los toros, incluso pastores. Y aún peor, los mismos ganaderos, sobre todo los pequeños ganaderos. Un cacho tierra comprada con mil fatigas, las 30 ó 40 cabezas vacunas que criaban para carne, que ahora tienen que ir para la incineradora, indemnizaciones de mierda que si llegan las recogerán los nietos, la hipoteca de las tierras que no se puede pagar, el Banco que no se casa ni con su madre...

Comiencen a pensar desde el anterior renglón. ¿Entienden?





 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep