Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2001 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces
En Suiza a los adolescentes les llaman los ados, y no viene precisamente de adorables, que alguno lo será sin duda, ese grupo minoritario en que la relación padres hijos es más llevadera, sino los otros, aquellos que cuando salieron de la niñez ya imponen sus normas y afirman que ese mando y ordeno que existía antes ya dejó de funcionar hace muchos años. También es verdad que lo progenitores no comprenden que se acabó el poder manejar a sus retoños como si fueran de su pertenencia y que se acabó «esto se hace porque lo digo yo», y no se dan cuenta que lo que tienen que hacer es aconsejarles, conduciéndolos sin que ellos lo noten hacia donde les queremos llevar.

El camino a seguir de los jóvenes de ahora no es nada fácil; aproximadamente de los 14 a los 20 años lucharán consigo mismo para imponer su criterio y voluntad, intentando diferenciarse de sus padres en todo y hacer todo lo contrario de lo que les intentan enseñar. «La personalidad del adolescente no ha tomado todavía una estructura sólida, por lo que necesita adquirir apresuradamente rasgos que le sirvan para diferenciarse del resto de las personas», son palabras del profesor Vallejo Nájera.

Si el padre es un profesional y a toda consta quiere que el hijo siga sus pasos hará todo lo contrario a sus deseos sin intentar dialogar ni convencerle de que tiene todo su derecho a elegir lo que más le place. Buscan entonces un ideal para volcarse en él de forma desinteresada, si no pueden lograrlo se produce en ellos una falta de estimulo e incentivo que sumergen al joven en una actitud de desencanto, apatía e indiferencia -el actual pasotismo- que aboca a los jóvenes a adentrarse en el mundo sórdido del alcoholismo, las drogas y la delincuencia. Son el cuadro más representativo del adolescente que no logra encontrar su identidad y se inclina por lo que más puede alejarle del ambiente familiar que percibió cuando tenía ya juicio para poder opinar.

Otro aspectos de la juventud de nuestro días en los países industrializados es apartarse de los que ellos llaman el mundo materialista y de confort para buscar en lejanas tierras otro modo de vida que justifique una razón de vivir . Sólo necesitan reunir la suma necesaria, trabajando en lo que se les presente, para organizar un viaje a lugares remotos y pobres, y con una mochila por todo equipaje se disponen a descubrir otras tierra donde creen que van a encontrar un estilo de vida que les llene más que tener que estar al lado de sus padres. Si consiguen lo que iban buscando quieren convencerse que les atrae, y mal o bien, se acomodan no muy fácilmente a su pobreza, pasando por toda suerte de calamidades que en el fondo de su subconsciente saben que para ellos ese modo de vivir es temporal y pueden dejarlo cuando les venga en gana.

Esta juventud que ha vivido desde la cuna sin ningún dificultad y con todo hecho, y no tuvieron tiempo de madurar, creen que la comodidad y confort que les rodea es algo que han adquirido por derecho propio, y además de no apreciarlo en absoluto lo rechazan para participar momentáneamente a un estilo de vida del todo insoportable sin querer admitir del privilegio inmerecido que por suerte para ellos la vida les brindó.

No creo que entre sus inquietudes esté el de intentar un cambio para acabar con la miseria en tantas partes del mundo, rebelarse por la injusticia de todos aquellos que les tocó nacer pobre y de saber que permanecerán en esa condición para siempre, una injusticia que siempre ha existido, la de que, no se sabe por qué razón, hay ricos y pobres sin que nadie todavía haya sido capaz de remediarlo.




 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep