Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2001 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces

En San Fernando, como en todas partes, han ocurrido, y ocurren, cosas excepcionales de tipo humorístico y sentimental. Mi actividad periodística a lo largo de varias décadas me han permitido enterarme de cosas simpáticas que han causado mi admiración, asombro y, a veces, hilaridad.

Comenzaré con la publicada en la simpática revista «La Cotorra» de Paco Ríos, en la década de los años 20. Este isleño, funcionario de Marina en el Arsenal de la Carraca, vivía en un piso alto de la calle Real, frente a la Iglesia Mayor, y se titulaba en su publicación semanal «director, administrador, redactor, repartidor y vendedor»... ¡Todo!...

Era amigo de un armador de buques de pesca, que recorría el entorno de la provincia para dejar sus alijos en todas partes. Un día se encontraron en la Plaza del Rey y el armador expuso a Paco Ríos su preocupación por llevar varios días sin «mover el vientre». Pasada una quincena volvieron a verse y el armador le dio un abrazo de satisfacción, informando al periodista que ya «estaba al corriente en su barriga»... Esto dio origen a que Paco Ríos publicase un recuadro en primera página de «La Cotorra» con la siguiente información: «POR FIN ALIJÓ MI QUERIDO AMIGO EL ARMADOR DE BUQUES DE PESCA DON X X. ¡NUESTRA MÁS CORDIAL ENHORABUENA!»

Otras informaciones curiosas fueron las siguientes:

-La de un fallecimiento de persona muy conocida, que llevaba por título «ENHORABUENA»

-En un anuncio de «Valle vende barato», se decía «VENDE BATATO».

-En la inauguración de un local comercial junto al Cine Almirante se confundían los nombres del propietario (que aparecía como sacerdote) y el párroco, P. Gaona, como propietario.

-En una boda en la Iglesia del Carmen se decía que los novios «salieron del brazo del templo», y en la información parecía dar a entender que habían sido casados por el entonces entrenador del San Fernando Sr. Molinos. La noticia fue publicada en la famosa revista «La Codorniz» de Madrid.

-En una información sobre un acto solemne celebrado en el Hospital de Marina, se decía que había sido presidido por el Capitán General del Departamento, acompañado de diversas personalidades cuyos nombres se citaban. Y añadía el informante: «Asistieron también, entre otros elementos el coronel X, el teniente coronel X, etc. Esto dio origen a que uno de los oficiales asistentes fuese a la casa del autor de la información y le dijese en tono imperativo: «D. Gaspar, vengo a pedirle que rectifique su información, porque me ha llamado ELEMENTO»... Ante esta curiosa observación, el periodista le despidió cerrando la puerta de la casa con gran impulso, dándole al visitante poco menos que «con la puerta en las narices».

Y por último, una de las más jocosas, referida a una señora piadosa, humanitaria y muy gorda, que acompañaba al Sr. Obispo de la diócesis en una tarea benéfica. Aludía la noticia a Doña X... «cuyo celo se ha puesto de relieve en tantas acciones»... En vez de cuyo celo, en el periódico se decía «CUYO CULO»...

Esto es todo, por hoy, queridos amigos, y que no falte el humor indispensable en esta vida caduca y complicada.






 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep