Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2001 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces
Una estheticien africana ataca a los laboratorios ginebrinos por un negocio fabuloso de cosméticos que se comercializan para blanquear el color de la piel. Una vez que se ha descubierto que estos productos son altamente peligrosos, han sido denunciados por fraude y, sobre todo, por atentar a la salud de las personas que a cualquier precio quieren cambiar el color de su piel.

La mujeres africanas, sin saber las consecuencias secundarias de estos productos, se lo aplican con la certitud que obtendrán un tono rosado, casi blanco que las compensa largamente de lo que pueda ocurrirles después.

Se acaba de averiguar recientemente que estas cremas, aparentemente inofensivas, son sumamente dañinas y cancerígenas en el 40% de las personas que se lo aplican. La formula utilizada impide las agresiones externas, les protege sobre todo de los rayos solares y la pigmentación oscura se aclara. Y es precisamente su destrucción la que ocasiona graves complicaciones: cáncer de la piel, manchas negras y quemaduras.

La responsable del Instituto de belleza Guerlain de Ginebra, tiene una magnífica piel negra, es congoleña, y decidió combatir con rigor este comercio que algunos seres desaprensivos utilizan despreocupadamente sin analizar el daño irreversible que puede ocasionar.

Y todavía peor es la de aquellas mujeres que tienen el valor de usar unos mejunjes caseros en la piel de sus bebés, y como no pueden costearse esas cremas, que además de peligrosas son costosísimas, se arriesgan con potingues que preparan ellas mismas, que se compone de lejía, glicerina, jabón de Marsella y sal de mercurio. El resultado de esta aberración tardará mucho tiempo en conocerse por la sencilla razón que en Africa no existen controles de ningún tipo. Y cuando un niño muestre la cara quemada o con manchas que llevará ya para el resto de su vida, su madre culpará el sol que con todas sus fuerzas se expande en zonas africanas, y nadie de aquel entorno podrá probar lo contrario.

Con estas observaciones podemos llegar a la conclusión que nadie está contento con el color de su piel.

A los blancos no les gusta la palidez de su piel, en su mayoría en cuanto tienen la oportunidad y sol para tostarse no dudan en quedarse las horas que sean quemándose hasta lograr que su blanquecina piel se tueste, y sólo están satisfechos cuando logran estar negros, y cuanto más mejor. A pesar de que todos sabemos con creces que el sol es maligno y esas exposiciones que creemos todos inofensivas son tan peligrosa o más que la crema que se untan con afán las africanas.

No seamos insensatos y tomemos el sol en pequeñas dosis, que será lento el proceso, pero para la salud es sin duda mucho mejor.




 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep