Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2001 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces
Desde lejos, llegas con tu distancia, me sorprendes, me inundas y te conviertes en axioma de cercano. Qué intensa es la ausencia que te muestra presente. Qué profunda tu mirada en el segundo inexistente de mi ahora sin ti.

Si no estás, si verdaderamente no estás en mí, ni tampoco en esa parte de ti que parece integrarme, comprenderme, dejo de estar en la palabra "queriéndote"; desaparezco del gerundio que da sentido a este paso irregular de tiempo. Qué lento sin tu presencia ausente, esa misma ave veloz del "contigo" que, sin alas, avanza por minutos ligeros como el aire.

Desde lejos, tomas mi brazo y me acompañas durante mi paseo diario por la vida. Me sonríes desde los labios que esbozan sonrisas, y desde cualquier sonrisa prisionera en una boca sin gesto. Me miras con el alma prendida a todos los ojos que observo que me ven y desde los ojos cerrados que alguna vez me vieron.

Me amas desde las flores coloridas por las manos de nuestra primavera invisible, y desde las semillas de tantas otras flores aún ocultas en el seno de la tierra. Un viento del sur cubre mi rostro con dedos de ternura que sólo pueden ser tuyos, de esas manos que me muestran los susurros nocturnos de tu ser.

Me invento que te complace verme así, acicalada para ti en esta mañana de sol que refleja sobre mi blusa las luces azules de un beso. El beso que te entrego desde cada esquina del mundo, de mi mundo y del tuyo. Aún desde las calles extranjeras para ambos, desde los desiertos sin esquinas de países remotos, bajo el azul único de un mismo cielo, hay un beso mío para ti.

Un beso distante y cercano, como nosotros dos.







 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep