Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2001 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces


Rincón de la Poesía

Rosa Manuel Arjonilla Terrero
Cádiz



  



 

12 Soleares para la esposa muerta


Yo no me acuesto en la cama
porque la cama me huele
a to lo que tú llevabas.

Las macetas que cuidabas
están secas y están mustias;
ya tú no les lleva agua.

Negra está la noche. Negra,
como un luto está la casa,
estoy en un laberinto
sin saber lo que me pasa.

A mí no me vale ná.
Por mucho que a mí me digan
no siento conformiá.

Después de tanto trabajo,
en cuatro días y medio
todo se fue cuesta abajo.

Ya había roto la mañana.
Tú también te habías partío
sin enterarte de nada.

A tu alma de cristal,
para que juegue contigo,
yo le doy mi soledad.

Yo no estoy con el refrán.
He perdío tu compaña
y sólo no valgo ná.

Si te busco no te encuentro.
Estoy rodeao de sombras
y acribillao de silencios.

Tus nietos todos, los tres,
saben que estás en el cielo
y que desde allí los ve.

No fuiste una hembra más;
fuiste la mujer más grande
que yo me pude encontrar.

Lo peor de mi dolor
fue ver como te marchabas
sin poder decirme adiós.










volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep