Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2001 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces

Mire Vd., a mí me encanta estar a mi aire, que nadie me mande e ir de aquí para allá, no aguanto estar ocho horas o más trabajando en una empresa, siempre bajo las órdenes del jefe o temiendo sus regañinas. Y yo no me puedo quejar porque he elegido esta clase de vida, nadie me la ha impuesto, vengo de clase bien y burguesa, mis padres son de clase alta y tenía todos los caprichos, todas las comodidades, pero estaba hastiado, eso no era vida, no tenía que luchar por nada, el dinero me lo proporcionaba todo y, qué quieren que les diga, estaba aburrido y con ganas de liberarme y viajar de aquí para allá con mi guitarra al hombro, de vez en cuando me pongo en las calles principales de las ciudades, para alegrar un poco el ambiente y la calle, y la gente me echa monedas pensando que soy un vagabundo pobre, que necesito esas monedas para comer y nada más lejos de la realidad. Conozco a otros «colegas», que sí, que son vagabundos de verdad, aunque ellos no se lo han buscado, a causa del paro o de malas rachas económicas en la vida, ahora se ven en la miseria y menos mal que la comida del mediodía la hacen en los «comedores sociales» que hay en todas las ciudades y luego la cena y el desayuno van tirando con lo que sacan de pedir, aunque como Vds. saben hay algunas personas que se sacan un sueldo pidiendo en las grandes ciudades y en sitios estratégicos, donde pasa o pasea mucha gente.

A mi cuando se me acaban las «pelas», llamo a los «viejos» y la guita cae al minuto, al principio lo llevaban muy mal, que dejara mi trabajo de ejecutivo en la empresa familiar y casi director, me pasaba el día de reuniones de trabajo, de comilonas de empresa y también estaba harto de que alguna «niñata» se me arrimara y me quisiera ligar por mis «pelas» y ahora en la actualidad en mi «vagabundeo» he conocido a una pibita» que me mola mucho y además que me gusta y nos queremos mucho, pero vamos no tenemos pensado casarnos, ni arrimarnos, ni nada por el estilo, me gusta la libertad y nos juntamos para hacer el amor, así de claro, y ahora mis «viejos» lo llevan mejor y respetan mi modo de vivir y me dicen que si soy feliz así que siga adelante, que es mi vida y que soy mayorcito para decidir y hacer lo que quiera con mi vida, además, me quieren mucho porque soy hijo único y no me niegan nada, quizás de pequeño me malcriaron, pero no podían hacer otra cosa, ellos deseaban lo mejor para mí, pero yo me rebelé a tiempo y ahora soy feliz con mi vida de vagabundo...






 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep