Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2001 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces

«El Barón de Tiros Largos» recrea la vida -algo gris, algo mezquina- de un noble venido a menos que se entretiene recibiendo al cura, don Venancio -aunque no se sabe si éste lo visita por él o por las tortitas de chocolate que se merienda a su costa- y charlando con su criado, Agripín, un mozo bien despierto. Un día la calma se rompe y el Barón se ve obligado a dejar atras su viudedad para casarse con una Vizcondesa, fea y ajada, que le sirve el título en bandeja.

Y éstas son las miserias que, en clave de humor, nos desvela Ramona Yanes. La autora, en la línea del sainete, recrea, en sus diálogos chispeantes, un mundo cerrado, falto de aire, que nos causa asombro, pero que, a la vez, nos divierte porque la autora sabe bien cómo desvelarnos las luces y las sombras de estos personajes tragicómicos. El Barón, tacaño, misógino, muy apegado a su clase social, no entiende que los tiempos han cambiado y se obsesiona en perpetuarlos; pero, a la vez, no cae mal este hombre, tan pagado de sí mismo porque, en el fondo, es un ingenuo y un sentimental.

El texto recoge la vida del Barón durante unos pocos días y todo nos lo explica en XIV cuadros-capítulos más un epílogo que muy bien se podrían llevar a escena porque la obra pertenece, como dijimos, al género teatral, muy cerca de los cuatros de costumbres y quizás, quizás, si apuramos mucho, del astracán por las continuas provocaciones lingüísticas con que los personajes nos obsequian.

En fin, que no dejaremos de sonreír si acompañamos a este D. Fulgencio, al cura Venancio, a Agripín, a Rolando y a la Vizcondesa en sus peripecias.

Silencio, pues, se levanta el telón.





 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep