Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2001 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces
Es una negra zarpa que surge inesperadamente de entre las sombras. No la ves, no puedes verla. Ni tampoco puedes ver que empuña una pistola. Sólo oyes el ruido terrible del disparo y ves relampaguear el fogonazo con que la muerte te anuncia su llegada. No sientes nada. Un impacto seco, brutal, que restalla en tu cabeza como si hubiera estallado el mundo. Tu interior ve y siente durante unos instantes el rojo color de la sangre que cruza fugaz por un hilo de conciencia. Unos instantes, sólo unos instantes. Luego, nada...

Y te quedas allí sobre la acera muerto para siempre. Caído de bruces, a contrapelo de cualquier lógica y con tu mejilla aplastada sobre el grisáceo perfil del suelo. Tu sangre comienza a fluir a borbotones de tu cabeza destrozada. Y tu sangre, escapada de sus cauces, sin saber qué hacer ni a dónde ir, va formando extrañas afluentes que se extienden y remansan hasta formar un charco a escasa distancia de tu pie izquierdo. Alguien trae un lienzo de raros colores, una manta de viaje que sacó de su coche, y te la echa por encima para que los ojos de vecinos y transeúntes no vean las formas de tu horror, de tu muerte, de tu adiós para siempre. Una sirena policial suena a lo lejos. Pero tú ya no la oyes. Ni oyes los gritos de dolor de tu mujer, de tus hijos, de tus amigos, de tus vecinos, de tus conciudadanos, de tus hermanos que somos todos los que habitamos en cada rincón de este país. Tú ya no eres de este mundo. Te han quitado la vida. Estás muerto para siempre.

No sé si podrás verlo desde ese otro mundo al que ahora perteneces, ese lugar del que ya nadie vuelve, pero tu asesino, el hombre que te segó la vida, se volvió a casa tranquilamente a celebrar el éxito de su misión. Desde allí llamó a sus jefes y camaradas para decirle que el objetivo estaba cumplido. Todos se alegraron... Dicen que luchan por la libertad de su pueblo.

Si puedes verlo desde ahí, verás que es mentira, que esa bandera es una absurda patraña montada por unos pocos individuos sin conciencia para vivir del cuento. Extorsionan a sus paisanos, a los mismos por los que dicen luchar, y los matan sin piedad cuando no sueltan la pasta. Su pueblo no los quieren, su pueblo es libre y buenas gentes en su inmensa mayoría. Son sólo unos pocos. Pero están ahí y matan. Como te mataron a ti. Y lo peor de todo es que seguirán matando. Ellos tienen pistolas, bombas, explosivos... Y nosotros tan sólo un libro llamado Constitución.








 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep