Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2001 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces
Es cierto que vivimos en tiempos difíciles, que no hay disposición de ánimo para la lírica, y menos todavía cuando el poeta nos habla de su yo particularísimo, como si él descubriese el Mediterráneo de los sentimientos. Antonio Machado vaticinó que, andando el tiempo, el poeta enfundaría esa lira subjetiva (Véase Cancionero apócrifo, diálogo entre Mairena y Meneses).

Considera este último que el sentimiento personal dejará de ir interesando a la gente. Aunque Machado lo plantea el problema desde el antagonismo entre el poeta y la gente esclavizada por el trabajo mecánico, nosotros tendríamos que añadir otros problemas entre los que destacamos el escaso y relativo valor de las historias personales, cuando ya hemos vivido guerras y crisis de valores humanos; pero de tal manera esto es así que el sufrimiento ha obligado a la humanidad, merced a los medios de comunicación, a que se familiarice con él y al estímulo publicitario de la seguridad económica y el ocio intrascendente como estilo tolerado y masificado de vivir hoy día, si no, repárese en los muchos programas innecesarios y vacuos que nos ponen todos los canales de la Televisión.

Después de esta noción; ¿con qué nueva experiencia nos puede sorprender el poeta? Es cierto que hay mucho analfabetismo de lecturas y pereza mental, y que la poesía en nuestro país -como el ensayo- nunca ha tenido el predicamento de que ha gozado el teatro y últimamente la novela. Ahora bien, el ritmo de vida y el desdén hacia la intimidad como recogimiento han convertido a la poesía temática -intimista o social- como monótona y farragosa. De ahí que tantos poetas hayan escarbado en las minas de su talento literario buscando ideas y procedimientos que llamen la atención (por supuesto que a los mismos poetas, únicos destinarios de la poesía que se expone en escaparates).

Si como decía don Antonio la poesía es canto y cuento de la viva historia, mal lo van a tener los poetas en el futuro, cuando la tecnificación y la socialización cada vez mayor de la vida pública resten resquicios de apartamientos reconcentrados en la propia reconditez del yo. Pero como ya hemos dicho que los poetas escriben para los poetas, como las mujeres se arreglan para las mujeres (con perdón del chiste), se me ocurre que para consuelo y solaz de los aficionados a la pluma imaginativa, la poesía entonces será una dedicación parecida al cultivo de las plantas de casa, y los poetas una especie rara a extinguir que, como las ballenas y los delfines, se beneficiarán de un cuidado celoso por parte de unas instituciones empeñadas en que la cultura humanística no desaparezca del museo de las más interesantes antiguallas.

Sin duda que el lector se enojará con estas soluciones mías, pero, como todos los arranques proféticos tienen más de temor que de vislumbre. Como yo creo que "todo retorna", como afirmaba Nietzsche, el pragmatismo que hoy nos llega de los países que se desinteresaron por la Escolástica y se abrieron al empirismo, irá madurando y las raíces que quedan cubiertas por la moda pugnarán por salir al aire para aspirar una bocanada de vida, y el agnosticismo cederá ante el anhelo de trascendencia, el amor cortés reivindicará su platonismo ante el hartazgo de trivialidades, y la ilusión, motor de la existencia, como venía a decir más o menos el filósofo Schopenhauer -coincidiendo en esto con el instinto ciego de los biologistas decimonónicos- volverán a su ciclo de manifestación.

Mientras tanto, seguiremos cavilando acerca de cuál es la poesía necesaria: la que "canta y cuenta" la experiencia profunda o anecdótica de cada día o la que se esfuerza en la búsqueda de la expresividad vanguardista. Sea la que fuere, lo importante es que se continúe discutiendo sobre este tema, que nunca estará de moda (ya dice el adagio latino que lo hermoso es de pocas personas), pero será indicativo de que el espíritu de la sociedad no está del todo muerto o asfixiado por el "montón" de frivolidades y naderías televisivas, además de los reclamos consumistas bajo los que, en conjunto, estamos hoy día alienados los occidentales.






 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep