Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2001 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces
No hace demasiado tiempo Suiza se vanagloriaba de ser uno de los países más perfectos de Europa; porque la verdad es que ni el reloj más sofisticado podía ser tan exacto como los Cantones Helvéticos.

Los suizos siempre han estado muy orgullosos de su economía y de la manera como lograban mantenerse neutrales en todos los conflictos que estallaban alrededor del mundo. Poco habituados a tener graves problemas internos, el mundo se les viene encima cuando, inesperadamente, la compañía nacional Swissair, símbolo de prestigio de este país, de la noche a la mañana se inmoviliza.

El estupor es enorme cuando los medios de comunicación informan que han dejado en tierra a cientos de pasajeros en los diferentes aeropuerto donde dicha compañía opera diariamente. Nadie puede responsabilizarse porque no disponen de liquidez.

Los comentarios son para culpabilizar a los bancos que, según los altos cargos, los han traicionado. Otros alegan que desde hace tiempo las cosas para Swissair iban de mal en peor y sin que se pueda saber qué estaba pasando. En la inconsciencia colectiva tienen la convicción que este tipo de desastre alterará irremediablemente la imagen de un país que nunca padeció males mayores. El calificativo de increíble e inimaginable esta en la boca de cualquier ciudadano normal. Presagian que de alguna manera les afectará directamente a su bolsillo, que para los suizos de clase media que son bastantes, es muy negativo. Sin embargo, lo que de verdad les preocupa profundamente es que otros países puedan calificarles de deshonestos y amorales. ¡Qué afrenta y descrédito para la imagen de nuestro país! que sin previo aviso dejan en tierra vuelos repletos de gente donde la Banca lo maneja todo; es lo que a viva voz todo el mundo comenta.

A pesar de la intranquilidad que todos estamos viviendo en estos días, con la incertidumbre de lo que todavía puede ocurrir, la preocupación de los helvéticos se concentra en lo que les está ocurriendo a ellos (como la matanza del loco que se lío a tiros con los parlamentarios en el Cantón de Zoug).

Ni por un momento se les ocurre pensar que gente desequilibrada puede haber en cualquier parte del mundo y sólo es lamentable para los que por desgracia les tocó la china y murieron sin ninguna razón aparente...

Lamentablemente el drama actual lo está viviendo el pueblo afgano. Esta tierra ignorada por todos desde hace varias décadas se ve envuelta en un conflicto, legitimo para algunos y terriblemente conmovedor para muchos, donde el daño que están recibiendo es irreparable y de una envergadura sin precedentes. Ese lugar lejano, inhóspito, rodeado de montañas e inmensa llanuras, en donde la miseria, la sequía y la enfermedad es ya moneda corriente, lo pueblan cientos de personas que arrastran un sin número de calamidades que solamente un espíritu combativo y de supervivencia les infunde a seguir adelante. Súbitamente se ven envueltos en un conflicto que apenas pueden afrontar.

Con las fuerzas ya quebrantadas de tanto batallar no les queda otra solución que huir; corren despavoridos, y no a un mundo mejor, que ya no existe para ellos, simplemente no quieren quedarse sepultados debajo de sus miserables viviendas, que si no las abandonan precipitadamente se quedarán aplastados mordiendo la tierra que le vio nacer.

Desgraciadamente todos sabemos que las cosas nunca serán como fueron. Sin duda para algunos países, donde el miedo sigue latente y la inquietud no cesa de aumentar, es mucho más difícil de soportar que para los que vivimos en lugares aparentemente tranquilos.

Nada sabemos de ese terrorismo oculto que nadie sabe dónde se esconde ni el daño que todavía nos puede causar.

Qué duro y difícil tiene que ser para todas aquellas familias que perdieron a tantos seres queridos inesperadamente. Cientos, miles, de personas inocentes quedaron aplastadas entre toneladas de piedras y escombro por unos ideales satánicos que nos han llevado a una hecatombe mundial de la que ni ellos mismos podrán salir indemnes.




 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep