Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2001 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces
Hace unas semanas en algunos países de Europa y, por supuesto, en América como cada año se celebró la satánica fiesta de Halloween, que por estar fuera de fecha no merece ya la pena ni mencionarla. Y si aludo a ella es por lo mucho que nos sorprende de cómo pudo atravesar el Atlántico e implantarse en muchos lugares de Europa. Siendo un festejo típicamente americano, desde hace algunos años también aquí hace furor y, además de aceptarla como si fuera algo nuestro, la hacen coincidir plenamente con la tradicional fiesta de todos los Santos que desde tiempo inmemorial se conmemora en recuerdo de todos los que nos dejaron.

Lo que resulta asombroso es cómo nos dejamos llevar por corrientes que nos vienen de otros continentes donde las costumbres hábitos y usanzas son tan diferentes. En el fondo Halloween es solamente una fiesta frívola y extravagante, y lo más chocante es cómo pueden divertirse disfrazándose de esqueletos e invocando al diablo, que según él origen de estas invocaciones tiene el sólo propósito de ahuyentar los malos espíritus que se han adentrado en las ánimas de los difuntos. A la hora de la verdad no es más que un movimiento comercial, donde la publicidad hábilmente orquestada ofrece vestimentas y máscaras macabras que la gente, ávida de cambios, las acogen sin ningún recato, la adoptan y la disfrutan sin pensar en lo efímero de todo este tipo de expansión que sólo puede dejar un enorme vacío a corto plazo. La absurdidad del comportamiento grotesco de algunas culturas tiene por objetivo una transformación momentánea del individuo que busca un cambio de personalidad e intentan deshumanizarse con maquiavélicos disfraces donde la brujería y los hechizos tienen la primicia. La única idea al parecer está en la estrecha comunicación que el mundo de los vivos quiere mantener con el más Allá, y el propósito consiste en comunicarse con los espíritus que no pueden reposar serenamente en sus tumbas.

El origen de la fiesta de Halloween (que nadie sabe qué quiere decir) comenzó en el siglo XIX. Fueron los colonos irlandeses y escoceses quienes la introdujeron en América donde fue bien acogida por una sociedad frívola y despreocupada que se divertía entre danzas paganas y audaces disfraces; un cambio radical a sus costumbristas y puritanas fiestas.

Su culminación entre ese mundo adinerado acabó pronto y estrepitosamente, para acabar alcanzando a la gente del pueblo que la convierte en un carnaval vulgar y euforizante sin otro propósito que una diversión sin mas fondo.

A la hora actual este festejo de Halloween está prácticamente dedicado a los niños que se disfrazan de cualquier manera y van sonando de casa en casa pidiendo golosinas y frutas. No dicen nada se plantan delante de la puerta y esperan. Al menos no proclaman nada, y el comercio se alegra de poder seguir vendiendo máscaras y disfraces.




 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep