Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2001 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces
De nuevo es diciembre. Se acerca la Navidad y, con ella, las fiestas, las reuniones familiares, las compras y la alegría, pero también el fin de año y de ello, de sus consecuencias, quiero advertirles.

El fin de una época lleva a la inconsciente obligación de hacer balance. Seguro que el año que termina ha sido, como todos los demás, un año malo para muchos, regular o mediocre para otros, alguien se habrá casado llenando su vida de felicidad y esperanzas, 2001 nos ha traído más paternidades, alguna defunción, aprobados y suspensos de nuestros hijos que no quieren terminar con su vida de estudiantes, y otras muchas cosas o situaciones que, al reseñarlas, alargarían estas cuartillas. Pero no hemos de olvidar que, en términos generales, ha sido un año malo. Repasen las hemerotecas y se llenaran los ojos con terribles titulares que, me temo, se repetirán sin apenas haber digerido las uvas. Regresemos sólo a lo reciente: ¿Recuerdan? EEUU sufrió un ataque y esto motivó la tercera guerra mundial (camuflada y bajo control). Hoy mismo han bombardeado Gaza (una ciudad) para acabar con Arafat (un hombre). De nuevo matar moscas a cañonazos. Ha muerto un beatle. Aznar ha dicho... Pujol ha bramado... González sigue lanzando improperios desde su nimiedad mientras Rodríguez Zapatero no dice nada y ETA sigue matando. Pero parece más importante el cambio a euros que ya no tiene importancia y la que tiene, económica, a muchos se nos escapa. Son cosas sucedidas. Pero nada cambiará el próximo año. El nuevo impuesto sobre los carburantes y cualquier otro que se les ocurra, nos será aplicado sin apelación, seguiremos presenciando (por la tele) broncas parlamentarias que no conducen a nada positivo. La banca seguirá abusando y ganando dinero, los juzgados, quizá alcancen a despachar expedientes paralizados desde hace un lustro, pagaremos peajes por circular a lo largo de las vías de la red principal mientras las carreteras que unen pueblos y comarcas sólo reciben parcheados. Nos hartaremos de mandar cartas al director de cualquier periódico, que nunca veremos publicadas y seguiremos reconcomiéndonos en nuestra soledad. Se abrirán foros de debate (en algunos nadie participa) para debatir casi todo, pero nuestra voz no se escuchará y me pregunto ¿Todos los políticos son más listos que yo?

Otra cuestión es la literatura, se publicarán obras malísimas que se venderán gracias a los apoyos publicitarios y económicos y, el premio Planeta o Nadal, o cualquier otro, seguirá estando amañado y tres días antes de su fallo conoceremos el nombre que se oculta bajo el seudónimo del seguro ganador que ya habrá recibido la invitación para la cena de gala.

Ha sido un año malo, no cabe duda, y para mí también, por eso me propongo no hacer balance, no mirar atrás y cerrar para siempre un año del que tengo poco para recordar. El treinta y uno de diciembre, cuando me recupere de los atragantamientos que me producen la doce uvitas, alzaré mi copa para brindar con los míos por un feliz año nuevo y, mentalmente, se lo aseguro, brindaré por ustedes, que son buena gente.



 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep