Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2002 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces
A aquel profesor le gustaba ilustrar sus teorías y enseñanzas con ejemplos prácticos. Por eso reunió a sus alumnos en aquella granja a las afueras del pueblo, les llevó hasta una de las zahúrdas donde la cerda amamantaba a los catorce lechones recién paridos y les hizo que observaran detenidamente la escena. La marrana dormitaba plácidamente. Diez de los gorrinos chupaban con avidez y fruición de sus respectivas tetas. Mientras tanto, los cuatro berraquillos que no tenían ubre donde mamar gruñían como posesos y revolvían todo, incluso a dentelladas, hasta conseguir echar a alguno de sus hermanos y ocupar su sitio. Naturalmente, cuando esto ocurría era el echado el que gruñía y revolvía como loco.

El viejo profe, tras mirar a sus alumnos, e intercambiar una mirada cómplice, viendo que habían entendido, les dijo:

-Bien... Pues eso es la política...

Continuando con sus anecdóticas exposiciones, otro día, en clase, les enseñó unos dibujos que había realizado. En el primero se ve al trujimán de turno, aún con la brocha de pegar carteles, pero ya ganadas las elecciones, que toma posesión de su poltrona. Mientras acaricia la recién ganada peana, se puede apreciar las dos cajas de Locktite que lleva preparadas y ocultas tras la espalda.

Aquí es cuando llegan... -les dice.

A continuación les enseña otro dibujo. El usía duerme despatarrado y apoyados los pies sobre la mesa de su despacho. Los ronquidos son en estéreo.

-Aquí ya llegaron y trabajan para el pueblo... -les comenta.

En el siguiente se ve al mirusté recogiendo los trastos y metiendo papeles en la maleta. Algunos de ellos, que casi no caben por la larga lista de ceros que acompaña a la cantidad, son justificantes de ingresos y detalles de saldo de un banco suizo y de otra banca de allá del quinto pino.

Aquí ya se van. Con mucha pena, claro... -sentencia el profe.

Llegado aquí releo y me digo que por qué coño no les escribo un artículo en serio. Y también me digo que a ver qué leches les podría decir de esta abundosa y santísima clase que no se haya dicho ya, si llevamos tres mil años diciendo lo mismo de nuestros amantísimos elegidos. E itero, que será por eso que cada vez que cojo la pluma para escribir de política me da la risa.

Denuncias, críticas, reproches... ¡Ca! Sólo les hacemos el juego.








 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep