Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2002 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces
Nos deja confusos la noticia de esa pobre mujer nigeriana de 35 años condenada a ser lapidada por un Tribunal Islámico de Sokoto, en el norte de Nigeria. Se le acusa de adulterio al estar embarazada cuando estaba separada de su esposo. Por presiones del exterior el castigo se pospuso hasta probar los hechos con la claridad que el caso requería.

No es la primera vez que esto ocurre en Nigeria. Es bastante frecuente que entierren a una mujer hasta la cintura la cubran de arena húmeda y la bombardeen de piedras hasta ocasionarle la muerte. La Fundación de cultura islámica de Ginebra condenó el uso de la lapidación y de todo acto de barbarie, que impunemente aplican algunos fanáticos en nombre de la charia (ley de Dios) sin más pruebas que las que ellos piensan es la justa. El representante de la cultura islámica declaraba con firmeza, que no tiene nada que ver con la tradición del profeta. Utilizar la charia de esta forma es injusto e inmoral. Para condenar a la mujer adúltera hay que formar un tribunal con cuatro testigo dignos de confianza y tienen que obtener pruebas fehaciente antes de pronunciar una condena. Si se comprueba con toda honestidad que la mujer fue adúltera, la lapidación será aceptada por unanimidad y sin apelación alguna. No se trata de una ley divina sino humana y hay que llevarla a cabo para el ejemplo de otras mujeres. Setenta y dos parlamentarios europeos intervinieron antes la autoridades nigerianas a fin de anular este tipo de brutalidades salvajes que abundan con frecuencia y se practican a diario en muchos lugares de nuestro planeta. Solamente cuando estas noticias llegan a nosotros, y nos escandalizan hasta lo más profundo de nuestro ser, nos percatamos de toda la barbarie que se aplica a seres humanos, sobre todo a mujeres que no saben a quien acudir para defenderse. Ciertos diligentes islámicos quieren hacer uso de su poder y se permiten atrocidades en nombre de una doctrina que quieren interpretar a su manera. Esto se evita cuando las voces de los "derecho humanos" logran oponerse.

La feminista y psicóloga Fátima Assade intenta por todos los medios a su alcance hacer progresar la condición de la mujer nigeriana, haciéndola comprender el dogma de su doctrina, no para separarla ni que se rebele contra ella -añade-, todo lo contrario, más bien que sepan interpretar el Corán en su verdadero contexto. El Islán es un camino a seguir en línea recta sin desviación posible y sobre todo sin odio ni violencia; la doctora Assade hace hincapié en que la religión islámica, como la cristiana, habla del amor a su prójimo y la unidad del hombre sin maldad ni desatino.

Que la mujer, aunque tenga la cara tapada con su chador, tiene que dejar de estar oprimida y no dejarse someter al hombre, éste tiene que respetarla y permitirla que decida y tenga opiniones propia. Esto, que parece una utopía impensable en los momentos actuales, es sin embargo una lucha que cada día llevan a cabo muchas Organizaciones de los derechos humanos. Quieren que la mujer sea libre y puedan liberarse de tanta opresión como actualmente está sometida.




 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep