Página anterior. Volver Portada gral. Staff Números anteriores Índice total 2002 ¿Qué es Arena y Cal? Suscripción Enlaces
Pues sí, la vida es apasionante si prestamos un poco de atención a los -al parecer- pequeños descubrimientos diarios que la televisión nos muestra y que, a veces, pasan desapercibidos por no saber si se trata de realidad o fantasía. Uno de ellos es el descubrimiento de un nuevo ser vivo, del mundo animal, en aguas subterráneas, y que se trata de una especie de gusano, carnívoro -otro para comer-. Lástima que no puse mucha atención, por lo que no sé más detalles, pero no hay duda que aún queda por descubrir mucho, ya sea por el hombre o por los satélites. Uno de los últimos dicen que puede descubrir restos arqueológicos sin necesidad de excavar la tierra y sin temor a equivocarse en su antigüedad -prodigioso-, pero dudo mucho que el hombre se conforme sólo con saber esos detalles y no extraerlos para más tarde ser expuestos en museos y así fomentar el turismo con todo lo que conlleva, medios de locomoción, enseres apropiados, alojamientos... comunicación en general, o sea, dinero, que es lo que mueve al mundo. Si es como dicen, creo que por fin hallarán al tan buscado terrorista que se encuentra bajo las montañas y que no hay forma de atraparlo por mucho empeño, material bélico y esfuerzo humano que hasta ahora han desplegado para conseguirlo, sin que haya sido posible. En este caso, de nada hubiese servido haberle implantado un chips, que por lo visto es lo más "in" y que le ha sido implantado a una mujer -la primera- como no. Hasta ahora era obligatorio en animales de compañía, como a los perros, que me parece muy bien, pero a un ser humano no encuentro explicación, pues tenemos el don de la palabra, y a pesar que en algún telediario he oído que en época de vacaciones ha sido abandonado algún que otro anciano, no por ello justifica el que ese avance de la ciencia llegue a afectar a las personas. Ni una vez muertos servirá para algo, pues bien claro lo tenemos en el caso de las funerarias de Málaga, tantos huesos escondidos y tantas cenizas sin saber a quiénes pertenecen, y mejor no averiguar ni con la prueba del ADN. Para mi es inexplicable. Muchos medios para facilitar la vida diaria, sin apenas darnos cuenta por ser tan habituales, y que si nos detenemos un poco, como ya digo, son apasionantes.

¿Que me dicen de los grifos, por ejemplo? Quién se acuerda de aquellos que para cortar el agua había que -a modo de pellizco- dar varias vueltas a la "cresta" que solían tener y que a menudo goteaban siendo necesario ponerle una "zapatilla", consistente en liar una hebra de estropajo y volver a apretar la tuerca. Ahora no es fácil encontrar estropajo de cáñamo. Los grifos, actualmente, son muy fáciles de manejar, pues con las manos enjabonadas se puede cortar el agua con el dedo meñique y así ahorrar. En cuestión de medicina mejor no comentar, pero no por ello llegará el hombre a ser eterno, gracias a Dios. La expectativa de vida es muy superior a tan solo hace unos cuantos años, según las estadísticas, pero no es consuelo cuando los ancianos se encuentran solos a pesar de los aparatos conectados a una central, bien sea de la Cruz Roja u otro centro, que en caso de necesidad acuden rápidamente, pero sin que sus seres queridos estén junto a ellos por imperativos de las obligaciones ineludibles que a todos nos impone la vida. Otro invento, muy bueno, que da que pensar, son las actividades del llamado "Inserso" entre las que se encuentra toda una gama de excursiones, estancias en balnearios y viajes muy económicos para la llamada tercera edad, no sé por qué. Nadie habla de la cuarta, que es la más importante por la necesidad de ayuda y el apoyo físico de los hijos, siendo los aparatos ya citados y los centros a los que se encomienda el bienestar del anciano, siempre y cuando la economía lo permita. Digo que da que pensar porque son muchos los accidentes de carretera en los que se ven involucrados viajeros del "IMSERSO", por lo que es difícil lleguen a la cuarta edad muchos de ellos, a pesar de las estadísticas. Para facilitar la vida a ciertas personas, como a los zurdos, se fabrican objetos de uso diario que a quienes somos diestros nos parecen de poca importancia, ya con reconocer que se deriva del cerebro y no es una enfermedad, o capricho, supone un paso de gigante. Recuerdo que de pequeña, mi hermana y yo, al ser ella zurda, cuando nos sentábamos a la mesa le ocultaban la mano izquierda con la manga de la ropa y era obligada a comer con la mano derecha, hoy es lo único que hace con dicha mano. Me viene a la memoria las camas de hospital antiguas, en salas enormes alineadas a ambas partes sin la menor intimidad del enfermo, siendo muy doloroso ver el estado de gravedad del mas próximo a tu ser querido. En todas ellas, en la parte de los pies, se hallaba una especie de cartel donde reflejaban la curva de la temperatura del enfermo, tras tomársela con un termómetro de tantos como portaba dentro de un recipiente la Sor-, de habito azul añil y toca almidonada, que parecía tener las alas en la cabeza, y que para saber el resultado debía esperar unos minutos y mirar al trasluz el hilo de mercurio y así comprobar el estado del enfermo; más tarde, para volver a usarlo era necesario agitarlo enérgicamente de un modo como si se tuviesen los dedos pegados sin importar cayese en el suelo con tal de librarse de él. Hoy cada vez son mas fáciles de manejar, al menos en el hogar. El penúltimo consistía en un nuevo diseño, plano, a prueba de golpes, pantalla digital y con avisador, por supuesto para los finos de oído porque más leve no puede ser su tono. Éste ha sido superado por otro que he visto, ¡como no!, en la publicidad por T.V. Al ser tal la avalancha de novedades, unas inútiles y otras más, no me di cuenta hasta que lo explicaron. Un hombre guapísimo, tostado por el sol, con aspecto deportivo muy sano, en edad de pagar hipoteca, coche y colegios, se pasó por la frente algo que portaba en la mano y que resultó ser un termómetro última generación. Sólo con rozar la piel se puede saber la temperatura; naturalmente en la pantalla reflejó no tener fiebre. Quedé pensando tantas cosas que por hoy voy a dejarlo aquí...








 

volver  arriba

Pulse la tecla F11 para ver a pantalla completa

contador

BIOGRAFÍAS | CULTURALIA | CITAS CÉLEBRES | plumas selectas

sep